Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de viabilidad de Fagor preveía cerrar 2014 con resultado positivo

La cooperativa roza el concurso de acreedores al no recibir financiación

Trabajadores de Fagor se manifestaban este jueves en Mondragón en protesta por la crisis de la cooperativa.
Trabajadores de Fagor se manifestaban este jueves en Mondragón en protesta por la crisis de la cooperativa.

Fagor Electrodomésticos, la mayor cooperativa industrial de España que se encuentra al borde de la quiebra, asegura tener la fórmula para evitar su cierre definitivo. Se trata de la aplicación de un plan de reestructuración interna “muy duro”, pero “efectivo” que ha presentado a la Corporación Mondragón, las instituciones y los bancos. Según la hoja de ruta que marca dicho plan, Fagor podría cerrar el ejercicio 2014 con un resultado operativo (cash flow) “positivo”, tras acometer el cierre del 50% de sus plantas industriales y una reducción de unos 2.500 puestos de trabajo, según han asegurado a este diario fuentes de la cooperativa.

El proyecto de salvación de Fagor Electrodomésticos tiene todos los visos de quedarse en papel mojado tras el no rotundo y “unánime” recibido del grupo Mondragón, del que fue embrión en 1956. La corporación ha rechazado concederle más financiación —Fagor necesita 170 millones para salvar su negocio— al considerar que el plan de viabilidad presentado en septiembre pasado “no es factible” y no serviría para garantizar su futuro empresarial.

La cooperativa, con 13 plantas en cinco países (España, Francia, Polonia, Marruecos y China), estaba dispuesta a afrontar un proceso “muy radical” de reorganización interna, según las mismas fuentes, que iba a culminar en abril de 2014. Durante seis meses, Fagor tenía previsto cerrar las plantas ubicadas “en países de alto coste”, desinvertir en aquellas actividades con poco margen industrial y concentrar su negocio en la línea de “cocción y encastre”, donde es líder. La plantilla pasaría de los 5.642 actuales a prácticamente la mitad.

Fagor Electrodomésticos insistía este jueves en que el proyecto es viable y podría evitar su liquidación. Sus dirigentes aseguraron estar buscando “nuevas vías de financiación” para hacerlo efectivo, aunque también reconocieron que es “complicado”, sobre todo después de presentar en un juzgado donostiarra un concurso de acreedores para su filial polaca, Fagor Mastercook. La próxima semana podría suceder otro tanto con la francesa Brandt, lo que, de producirse así, llevaría irremisiblemente a todo el grupo a la suspensión de pagos.

Todo juega en contra del futuro de la firma de electrodomésticos. El organismo supervisor de los mercados, la CNMV, decidió suspender cautelarmente las emisiones de renta fija al concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre dicho valor.

Mientras tanto, miles de personas se sumaron en Mondragón a una manifestación convocada por trabajadores de Fagor Electrodomésticos para exigir el mantenimiento del empleo. A favor del futuro rezaba el lema de la movilización, que contó con el respaldo institucional de los alcaldes de la zona, quienes pidieron más implicación al Gobierno vasco y al grupo Mondragón. En este sentido, la consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, se comprometió a trabajar conjuntamente con Fagor y la corporación en paliar los efectos del cierre de Fagor.