Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes multimillonarios apuestan por España, aunque poco

Los cuatro mayores fortunas del mundo tienen inversiones en empresas españolas

No obstante y con la excepción de Ortega e Inditex, son pequeñas frente a su patrimonio total

Warren Buffett, Carlos Slim y Amancio Ortega.
Warren Buffett, Carlos Slim y Amancio Ortega.

El aterrizaje en FCC de Bill Gates, fundador de Microsoft, muestra el creciente interés de los inversores extranjeros por España, ahora que el país va a iniciar el camino hacia la salida de la crisis. Además, con la primera inversión en el país del hombre más rico del mundo, el tejido empresarial español puede presumir de contar con el interés y el dinero de las cuatro mayores fortunas del mundo, incluida obviamente la del español Amancio Ortega. Sin embargo, siguen siendo diminutas en relación con sus grandes fortunas.

La inversión en la constructora española de Gates representa apenas un 0,02% frente a sus 75.100 millones de dólares de patrimonio. Sin embargo, más que en la cantidad, el valor de la operación está en lo que simboliza. Tal y como ha celebrado el ministro de Industria español, José Manuel Soria, hay "mayor confianza" en la economía española tras la fuerte crisis que aún atraviesa el país, con un 26% de paro y estancado económicamente. También el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que la llegada de Gates muestra que "el sentimiento de mercado hacia España está mejorando en los últimos meses de forma muy importante". Antes de conocerse la operación, el pasado viernes, el presidente del Santander, Emilio Botín, ya dijo: “Es un momento fantástico, a España le está llegando dinero para todo”.

Negocio exterior

En cualquier caso, pese a los problemas que afrontan las compañías españolas en casa, las grandes firmas del país han demostrado que su fortaleza reside en el exterior, de donde captan buena parte de sus ingresos. En el caso de FCC, la constructora dirigida por Juan Béjar ya tiene más de la mitad de su negocio fuera del país. Otra empresa que basa sus beneficios en el extranjero es el grupo textil Inditex, fundado por el que actualmente es el tercer hombre más rico del mundo, el español Amancio Ortega. El empresario, con un patrimonio de 64.600 millones de dólares controla un 59% del líder de la moda en el mundo.

Por delante de Ortega, de 77 años que acaba de auparse en la tercera posición de la lista de los hombres más ricos del mundo, está el magnate mexicano Carlos Slim, según la clasificación que actualiza diariamente Bloomberg con la evolución en Bolsa de sus inversiones. Y Slim, de 73 años, también tiene una parte de sus 68.700 millones de dólares apostados en España, aunque la porción sea muy pequeña. El dueño del emporio América Móvil llegó a ser consejero de Criteria, el germen de Caixabank, y se ha destacado como socio de la entidad catalana, aunque su participación en el banco apenas ronda el 1%.

Intereses variados

El sector financiero, sin embargo, no copa los intereses de Slim en España, ya que también ha apostado por las comunicaciones, donde compró el 3,2% de PRISA en 2011. Además, hizo una aportación simbólica de dos millones de euros para evitar la disolución del Oviedo CF a través de su inmobiliaria Carso.

Y de México a Estados Unidos, donde reside el inversor Warren Buffett, de 83 años y con una fortuna de 59.800 millones. El llamado Oráculo de Omaha se ha destacado por invertir en empresas que, tal y como él mismo reconoce, producen valor y trabajan en segmentos populares. Accionista destacado de clásicos como Coca-Cola o American Express, el principal responsable del fondo Berkshire Hathaway, que opera en más de 70 sectores, también tiene un pequeño vínculo con España. En 2011, Buffett compró la empresa catalana Merquinsa, que desde entonces pasó a formar parte de la multinacional química Lubrizol. Aunque no se ofrecieron cifras, la adquisición rondó los 70 millones, según se recogió en las noticias de la época.

Tres años antes, en 2008, ya se mostró interesado en realizar compras en el país durante una breve vista a España y, tal y como es la norma de la casa, con un perfil de inversor a largo plazo. Actualmente, su brazo inversor cuenta con 40.000 millones para gastar en nuevas oportunidades de negocio. ¿Será España el destino de parte de ese dinero?

Más información