Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aegon vira tras la crisis de las cajas y se lanza al negocio ‘online’ a bajo precio

La aseguradora ha cerrado un acuerdo con Santander y quiere entrar en salud y vida por Internet

La crisis de las cajas de ahorros ha tenido efectos colaterales poco conocidos. Uno de ellos es que ha provocado un reordenamiento del negocio en el sector asegurador, que había alcanzado acuerdos con muchas de las cajas desaparecidas para vender sus productos en las redes de oficinas. Con las fusiones y quiebras, las aseguradoras se han visto obligadas a buscar nuevos socios y estrategias para llegar al pequeño cliente.

La compañía holandesa Aegon tenía acuerdos con la Caja del Mediterráneo, Caja Navarra, Caja Burgos, Unnim, Caja Cantabria y Caja Badajoz. La mayoría de estas entidades han sido compradas por bancos que han impuesto sus propias aseguradoras. Aegon ha salido de esas cajas, tras recibir jugosas indemnizaciones. Ahora solo trabaja con Liberbank, controlada por Caja Cantabria, y con Caja Badajoz. Esta entidad pertenece al grupo Caja3, que a su vez ha sido comprado por Ibercaja, lo que le coloca al acuerdo en una situación incierta.

Nadie sabe el futuro de estas dos alianzas, pero, por si acaso, Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de Aegon desde hace dos años, ha cerrado un acuerdo con el Santander para vender casi todos los seguros menos los de coches en sus oficinas. Kirkpatrick es un convencido de que, incluso en una crisis tan fuerte como la actual, (o tal vez por eso precisamente) es el momento de crecer. Por eso, además de los ladrillos, ha iniciado una apuesta por un canal como Internet, donde la competencia es muy dura. Tiene previsto invertir más de cinco millones para dar a conocer sus productos de salud y vida. La estrategia es precios muy baratos, acabar con el mito de que estos seguros son solo para ricos. “Se pueden contratar por menos de lo que cuesta un café diario. Y el cliente conocerá todas las características de los productos, sin letra pequeña”, asegura Kirkpatrick.

En resumen, claridad y precio. Kirkpatrick niega que quiera aprovecharse del lento derrumbe del Estado de bienestar. “El papel del Estado está en retroceso, pero queremos ser parte de la solución y permitir que las familias tengan un nivel de seguridad o de salud por precios asumibles”.

El primer ejecutivo de la compañía holandesa Aegon asegura que su apuesta pasa por una mentalidad nueva en el seguro. De hecho está convencido de que el sector tiene que cambiar mucho si quiere popularizarse y crecer en España. “Los productos se deben comercializarse de una forma sencilla, con un lenguaje que entienda todo el mundo. Los ciudadanos rechazan los seguros porque se venden con un lenguaje técnico, difícil de entender. Es el gran desafío del sector que, por cierto, históricamente ha vivido mirando más hacia dentro que para fuera”.

Este ejecutivo apunta que “es más importante la sencillez del producto que la transparencia. Se puede contar todo y ser muy transparente con un contratado de 300 páginas, pero nadie lo leerá y por lo tanto no se enterarán de las condiciones. Hay que hacer un esfuerzo por los seguros sencillos”. Una apuesta contracorriente para muchas aseguradoras.