Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reyal cederá activos a los bancos con una quita media el 40% para saldar deuda

La promotora inmobiliaria busca salir del concurso de acreedores

Una imagen de archivo con un cartel de Reyal.
Una imagen de archivo con un cartel de Reyal.

Reyal Urbis negocia ceder el grueso de sus activos inmobiliarios a sus bancos acreedores. La promotora inmobiliaria busca saldar así la mayor parte de la deuda de 4.100 millones de euros que soporta y superar el concurso de acreedores —uno de los mayores de la historia empresarial del país— en que está inmersa desde el pasado mes de abril, según han informado a Europa Press distintas fuentes del sector.

La operación supondrá una quita de deuda encubierta para las entidades, que se cifra en una media del 40%. Este porcentaje deriva del hecho de que el valor que actualmente presentan los activos, según tasaciones independientes, es inferior al monto del pasivo privilegiado. La dación en pago constituye el eje de las negociaciones que la compañía que controla y preside Rafael Santamaría actualmente mantiene con sus principales bancos, con el fin de diseñar una propuesta de convenio de acreedores con la que superar el concurso. Entre estos bancos figura la Sareb, uno de los principales acreedores de la inmobiliaria.

La viabilidad futura de Reyal quedaría así confiada a la gestión de los activos inmobiliarios con que se quedara la empresa, a la de la cadena Rafael Hoteles y a su participación en el complejo de oficinas y comercial Castellana 200, del Paseo de la Castellana de Madrid, dos negocios no afectados por el concurso.

Reyal negocia estos aspectos con los bancos titulares de los créditos con privilegio especial, esto es, del préstamo sindicado que la empresa firmó en 2006 para comprar Urbis y que desde entonces fue refinanciado hasta en tres ocasiones distintas.

Estos préstamos representan no obstante alrededor más del 80% del pasivo total de 4.100 millones de euros que soporta la inmobiliaria. De esta forma, en caso de lograr un acuerdo con los bancos acreedores de este préstamo, garantizaría la consecución del convenio de acreedores y, por ende, la superación del concurso.

Agujero de 1.700 millones

Según el informe concursal, elaborado por BDO y presentado antes del verano, Reyal Urbis presenta un agujero patrimonial de 1.700 millones de euros, dado que los activos con que cuenta para atender su deuda presentan un valor de 2.419,5 millones de euros.

En cuanto al proceso concursal, aún no ha concluido la fase común. Para ello, es preciso que el juez resuelva los eventuales incidentes que se presenten al informe concursal y la administración redacte un informe definitivo. Será entonces cuando se inicie la fase del convenio de acreedores, que la compañía va avanzando con la actual negociación con la banca.

Reyal se declaró el pasado mes de abril en concurso, uno de los mayores de la historia por el volumen de su pasivo. El informe concursal apuntó "como causa principal de la insolvencia" el "endeudamiento financiero" que provocó a la compañía la compra de Urbis en 2006.

A cierre del pasado mes de junio, la inmobiliaria, que no promueve nuevas viviendas desde su última refinanciación en 2010, presentaba una pérdida neta de 324,74 millones de euros, lo que supuso incrementar en un 53% los números rojos de un año antes.