UE BANCA

La CE propone un control europeo sobre el Líbor y sanciones ante las manipulaciones

El director de la Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido (FSA, siglas en inglés del regulador), Martin Wheatley, divulga sus recomendaciones, a petición del Gobierno, sobre el cálculo del Libor, tras el escándalo del pasado junio de 2012 cuando el banco Barclays fue multado por manipular esta tasa. EFE/Archivo
El director de la Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido (FSA, siglas en inglés del regulador), Martin Wheatley, divulga sus recomendaciones, a petición del Gobierno, sobre el cálculo del Libor, tras el escándalo del pasado junio de 2012 cuando el banco Barclays fue multado por manipular esta tasa. EFE/ArchivoEFE

La Comisión Europea (CE) propuso hoy imponer una supervisión europea sobre los índices de referencia de importancia "crítica", como el Líbor o el Euríbor, y multar a quienes los manipulen.

"Los índices de referencia pasarán a ser una actividad regulada y será, por tanto supervisada", explicó el Ejecutivo comunitario en la presentación de la propuesta, que reforzará los controles sobre estos y permitirá a las autoridades competentes imponer medidas administrativas y sanciones a los incumplidores.

La regulación se extenderá sobre los índices de referencia "críticos" para más de un Estado miembro o que implican a suministradores de datos y a usuarios en más de un país miembro, como el Líbor y el Euríbor, pero también afecta a los índices de referencia de materias primas como el oro, el gas o el petróleo.

En el caso de los primeros, el control será llevado a cabo por un "colegio de supervisores nacionales" en el que estará presente la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, en inglés), con sede en París.

La ESMA tendrá la última palabra en el caso de que existan desacuerdos respecto a la supervisión de los índices de referencia, de manera que sus decisiones serán de obligado cumplimiento.

El resto de índices de referencia se supervisarán por las autoridades competentes de cada país, en coordinación con la ESMA.

Los individuos que incumplan la regulación podrán ser multados con un máximo que equivalga a tres veces la cantidad de los beneficios logrados con la manipulación o hasta 500.000 euros, mientras que las compañías podrán ser castigadas con el pago de un millón de euros o hasta el 10 % de su volumen de negocios anual.

Los países podrán prever sanciones "incluso mayores" dentro de su legislación nacional, recalcó la Comisión.

El texto deberá ser ahora discutido y recibir la luz verde de los Estados miembros y del Parlamento Europeo para su entrada en vigor, un proceso que la CE espera que se desarrolle con rapidez y culmine en la aprobación de la propuesta antes de las elecciones europeas de mayo de 2014, para que sea aplicable en 2015.

Normas
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS