Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas de Bankia colocaron el 96% de sus preferentes a inversores minoristas

Entre 2008 y 2011 se colocaron en España hasta 12.500 millones entre pequeños inversores

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (c), durante la junta de accionistas de la entidad. EFEArchivo Ampliar foto
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (c), durante la junta de accionistas de la entidad. EFE/Archivo EFE

Bankia y las cajas de ahorro que dieron origen a la entidad colocaron el 96,2% de sus participaciones preferentes —cantidad que suma 3.123 millones de euros— a inversores minoristas. Así consta al menos en el plan de reestructuración que la Comisión Europea ha aprobado para la entidad bancaria que preside José Ignacio Goirigolzarri. Entre 2008 y 2011, los distintos bancos y cajas españoles vendieron entre pequeños inversores hasta 12.552 millones de euros en preferentes.

La hoja de ruta del Ejecutivo comunitario para la entidad nacionalizada concluye que Caja Madrid, Bancaja, Caixa Laietana y las cajas de La Rioja, Canarias, Ávila y Segovia —además de Bankia, una vez completada la fusión de las siete— vendieron a inversores minoristas casi tres cuartas partes (el 73,24%) del total de productos híbridos que emitieron. De los 6.911 millones de euros emitidos en preferentes y deuda subordinada, 5.062 fueron adquiridos por pequeños inversores o ahorradores.

De hecho, dos de las entidades que emitieron preferentes —Caja Madrid y Caja Rioja— no colocaron ni uno solo de estos títulos a inversores institucionales, de modo que la totalidad de los valores fueron a parar a manos de los minoristas. En cuanto a la deuda subordinada, la información de la Comisión Europea revela que de los 3.665 millones colocados por estas cajas, el 61% fue vendido a minoristas y el 39% a inversores institucionales.

Además, el informe de la Comisión de Seguimiento sobre comercialización de instrumentos híbridos de capital y deuda subordinada señala la gran cantidad de participaciones preferentes que se emitieron y vendieron a pequeños inversores entre 2008 y 2011. Solo en 2008 BBVA colocó un total de 1.000 millones entre inversores minoristas.

Pero fue en 2009 cuando se produjo un mayor de volumen de emisiones e importes, con un total de 11.352 millones colocados entre pequeños inversores por entidades españolas. Además de los más de 3.000 millones que colocaron entre estos clientes las predecesoras de Bankia, ese año el grupo Santander (Santander y Banesto) vendió 2.463 millones, la actual La Caixa —incluidos 417 millones de Banca Cívica— 2.314, y Sabadell-CAM unos 1.400.

Esta avalancha se puede explicar por la necesidad de obtener recursos propios computables para cumplir las normativas y la dificultad de las entidades para obtener esos recursos en el mercado mayorista.

Y aunque en 2011 se lanzaron un buen número de emisiones, en este caso prácticamente todas ellas eran canjes de otras anteriores, que ya no servían para el cómputo de las necesidades de capital al modificarse la normativa europea y las exigencias de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). De este modo, las entidades las canjearon por nuevas emisiones con las características necesarias para computar como recursos propios.

Estos datos se conocen cuando varios miles de inversores en participaciones preferentes empiezan a ver una solución a su calvario a través del arbitraje. Aunque todavía no se han cerrado todos los procesos de arbitraje, el presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Fernando Restoy, adelantó el miércoles que “al menos” la mitad de los clientes de las cajas nacionalizadas —entre las que se encuentra Bankia— que invirtieron en preferentes recuperarán su dinero porque se les vendieron incorrectamente estos productos.

Más información