Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARGENTINA DEUDA

Argentina avisa de que pagar a fondos querellantes llevaría a cese de pagos

El secretario de Política Económica, Axel Kicillof, dijo que si Argentina tiene que pagarle el ciento por ciento y en un solo pago los 1.330 millones de dólares que reclaman los querellantes, entonces no podrá pagarle a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda. EFEArchivo Ampliar foto
El secretario de Política Económica, Axel Kicillof, dijo que si Argentina tiene que pagarle el ciento por ciento y en un solo pago los 1.330 millones de dólares que reclaman los querellantes, entonces no podrá pagarle a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda. EFE/Archivo EFE

El Gobierno de Argentina advirtió hoy de que pagar a los fondos que rechazaron el canje de deuda en las condiciones que piden, como ha fallado la Justicia de EEUU, supondría para el país sudamericano entrar en otro cese de pagos.

Al defender en el Parlamento un proyecto para reabrir el canje de deuda de 2005 y 2010, el secretario de Política Económica, Axel Kicillof, dijo que si Argentina tiene que pagar el cien por cien y de una sola vez los 1.330 millones de dólares que reclaman los querellantes, no podrá pagar a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones.

"Estamos ante el peligro de pagarle a los fondos y que aquellos que arreglaron voluntariamente la quita y el canje tengan la excusa de volver a reclamar de nuevo esos papeles", advirtió Kiciloff, al comparecer en una reunión de comisiones en el Senado argentino.

"Le pedimos a los tribunales de los Estados Unidos que nos deje seguir pagando los bonos de canje. Pero si nos obliga a que la plata que entra vaya primero a los buitres (como llaman a los fondos), entonces ya no podemos pagar a los demás por pagarle a ellos. Nos vuelven a un default", advirtió Kicillof.

El viernes pasado la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York confirmó un fallo de primera instancia del juez Thomas Griesa, que obliga a Argentina a pagar a esos fondos el cien por cien de la deuda reclamada.

En el marco de este litigio, que ahora ha quedado a la espera de un fallo del Supremo estadounidense, Argentina había propuesto a los querellantes reabrir el canje para que cobraran en iguales condiciones que el resto de los acreedores, pero los litigantes rechazaron esa posibilidad.

Este lunes, la presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció el envío al Parlamento de un proyecto para reabrir el canje, que quedó cerrado por ley tras la reestructuración de 2010, para permitir ahora la adhesión del 7% de los acreedores que no lo aceptaron.

Kicillof dijo que la propuesta de reapertura del canje es "generosa y equitativa" y que se les ofrece a los acreedores, incluso a los fondos querellantes, "cobrar como todos los demás" que han aceptado las reestructuraciones, con una quita del 65%, menores pagos de intereses y mayores plazos de pago.

"Lo que queremos resaltar es que todos los argentinos desde hace 10 años venimos pagando nuestra deuda, los compromisos que asumimos a partir, fundamentalmente, de la reestructuración de los inconvenientes que en materia de deuda se derivaron de la crisis de 2001 y 2002", dijo por su parte el ministro de Economía, Hernán Lorenzino.

El ministro sostuvo que el fallo del viernes pasado de la Cámara de Apelaciones de Nueva York implica que "quieren condicionar" el "futuro" del país.

"Por eso, seguimos férreamente confiando en esta nueva instancia judicial que se abre ante la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos y esperamos en ese sentido una resolución que esté en función de los argumentos que esgrimimos en nuestra defensa", agregó.

Y citó, en esa línea, "la defensa de nuestra soberanía y de las decisiones emanadas de este Congreso".

El ministro afirmó que con la reapertura del canje Argentina quiere "demostrar que existe una profunda vocación de seguir haciendo frente a los compromisos que ha asumido".

"Este proyecto es la reafirmación de esta capacidad y voluntad de pago", aseguró Lorenzino.

Según un estudio de la consultora privada Econométrica, replicar la oferta de reestructuración de 2010 implicará para Argentina canjear deuda en mora por 11.177 millones de dólares, entre capital e intereses, por nuevos bonos por 4.865 millones de dólares a saldar en varios años.