Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lagarde alerta sobre el riesgo de acabar con las ayudas de los bancos centrales

La presidenta del FMI cree que el fin de las políticas de expansión monetaria pone en peligro a los países emergentes

Los estímulos de los bancos centrales han permitido salvar a las economías más afectadas por la crisis del desastre, pero algunos ya empiezan a plantear la necesidad de poner fin a estas políticas. La directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ha alertado este viernes sobre los “riesgos” que conllevará el cese de estas medidas para los países emergentes.

“Llegará el día en el que habrá que poner fin a esas políticas excepcionales de expansión monetaria. Pero el final [de estas medidas], al igual que su lanzamiento, nos llevará a un territorio desconocido”, ha asegurado Lagarde en un discurso pronunciado en Jackson Hole, en Wyoming, en el oeste de Estados Unidos.

Para luchar contra la crisis, los grandes bancos centrales de Europa, Japón y Estados Unidos, han tratado de apoyar la economía manteniendo tipos de interés cercanos al 0% y comprando activos (préstamos hipotecarios, bonos del Tesoro, etc.) para estimular el crédito.

El anuncio de la Reserva Federal estadounidense (la Fed) sobre una reducción del ritmo de compra de esos activos inquieta a los mercados y ha alimentado en los últimos tiempos la salida de capitales de los países emergentes como la India, donde el curso de la moneda ha caído de forma brutal.

“Aunque se realice correctamente, el final de las políticas monetarias podría dar lugar a una complicada carrera de obstáculos” para los países emergentes, ha indicado Lagarde, ante un gran número de funcionarios de bancos centrales. “Incluso con los mayores esfuerzos, puede que la represa no sea del todo estanca”, ha añadido.

El anuncio el pasado mes de junio de una posible ralentización de las medidas de apoyo de la Fed ha sacudido los mercados de divisas de los países emergentes, haciendo caer la lira turca, el real brasileño y el rublo ruso.