Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las exportaciones alcanzan un récord y ponen a tiro el equilibrio comercial

Las exportaciones españolas alcanzan un máximo histórico en el primer semestre

Las exportaciones alcanzan un récord y ponen a tiro el equilibrio comercial pulsa en la foto

La asfixiada economía española encuentra aire en el exterior. A la acostumbrada fortaleza del turismo internacional se suma el aumento de las exportaciones, que en el primer semestre alcanzaron un récord histórico. Este incremento de las ventas al extranjero, potenciado por el crecimiento de los mercados de fuera de la Unión Europea, ha contribuido a corregir el déficit comercial. El saldo entre exportaciones e importaciones sigue siendo negativo, pero se redujo un 68,8% respecto al año anterior, hasta los 5.824 millones de euros, en un primer paso hacia el equilibrio comercial.

Entre enero y junio, las empresas españolas vendieron en el exterior un 8% más que en el mismo periodo del año pasado, hasta un total de 118.722 millones de euros. Bajo esta evolución subyacen, según el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, tres motivos. En primer lugar, el aumento del número de empresas que venden fuera —lo que se conoce como base exportadora— que ya son 92.877, un 9,5% más que en 2012. En este sentido, el ministerio destaca que hay un 6,7% más de empresas que exportan de manera regular, después de que entre 2009 y 2011 cayeran el número de firmas que apuestan decididamente por la internacionalización. Por otro lado, Comercio habla de una mejora de la competitividad que achaca a la reducción de los costes laborales unitarios, —resultado del aumento de la productividad y la moderación salarial que ya advirtió el Banco de España en su informe del segundo trimestre—. Y por último, de la capacidad de llegar a nuevos mercados. A pesar de la tímida recuperación de la zona euro, la posibilidad de vender a países con altas tasas de crecimiento es un respiro para las compañías españolas.

El alza de la competitividad por las rebajas salariales impulsa las ventas

En la presentación de los resultados de comercio exterior este jueves en Madrid, García-Legaz sacó pecho al compararlos con otros países europeos como Francia, Alemania o Italia, cuyas ventas al exterior han caído. “España es la única de las grandes economías de la zona euro que registra crecimiento en exportaciones”, señaló.

Precisamente esos tres países, que recibieron un tercio de las exportaciones, siguen siendo los principales mercados de las firmas españolas. Pero el avance en las exportaciones al exterior de la Unión Europea va matizando la importancia de los mercados comunitarios. Las ventas a otros continentes siguen ganando peso y ya representan un 37,8% del total. En concreto, las exportaciones a países emergentes como Sudáfrica (un 62,4% más), Brasil (40%), China (13%) o los países del golfo Pérsico registraron un aumento que García-Legaz calificó de “espectacular”. El secretario de Estado se congratuló por el crecimiento de estos mercados. “Aunque se desaceleren, sus niveles de crecimiento van a seguir siendo importantes”, pronosticó.

Una grúa transporta un contenedor en un puerto. ampliar foto
Una grúa transporta un contenedor en un puerto.

Los que más exportaron fueron los productores de bienes de equipo (un 21,2% del total), seguidos de los de alimentos (15,1%), automóviles (14,5%) y productos químicos (14,3%). El mayor crecimiento lo experimentaron también los bienes de equipo, seguidos de las manufacturas de consumo y los productos energéticos.

Cataluña, Madrid, Andalucía y Valencia siguen liderando el ranking exportador, pero las comunidades autónomas que más aumentaron sus ventas al exterior fueron la propia Madrid (un 27,6% más), Galicia (19,2%) y Andalucía (10,4%). Pero más allá de los resultados concretos de cada una, García-Legaz insistió en destacar la “tendencia” positiva en la que se hallan todas ellas.

Los emergentes mejoran y las operaciones fuera de la UE ya son el 38,8%

Este auge exportador tiene mucho que ver en la corrección del déficit comercial, aunque el descenso de las importaciones en un 3,2% también influye. Esa caída de las compras del extranjero está sin duda marcada por la depresión de la demanda interna. Pero el responsable de Comercio cree que hay más: entiende que los productos españoles son cada vez más competitivos y empiezan a sustituir la necesidad de importar otros de fuera, aunque reconoció que solo tiene datos del sector del automóvil.

En cualquier caso, el Gobierno confía en que la tendencia en las importaciones se mantenga, y las exportaciones sigan creciendo a buen ritmo hasta final de año, para que el déficit continúe su alentadora evolución hacia el equilibrio. García-Legaz, sin embargo, no se atrevió a pronosticar que se llegue al ansiado objetivo este año. “El año pasado el déficit comercial fue del 3% del PIB. Este año podríamos cerrar con un déficit cercano al 1% del PIB”, vaticinó.