Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRANSPORTE BICICLETA

Sevilla, una ciudad en bicicleta

Una chica pasea en bici por Sevilla. Ampliar foto
Una chica pasea en bici por Sevilla. EFE

Sevilla, sin apenas tradición en el uso de la bicicleta, ha logrado que el 6,6 % de los desplazamientos mecanizados en la ciudad se hagan con este vehículo, lo que ha hecho que la ciudad haya experimentado el crecimiento más rápido de cuota de mercado que hay estadísticamente contrastado en todo el mundo.

Así lo ha asegurado a Efe el profesor de Análisis Económico y Economía Política de la Universidad de Sevilla José Ignacio Castillo, que ha dirigido el estudio sobre la promoción de la bici en Sevilla publicado por la revista científica "Transportation" y que ha merecido el premio Sevilla 2012, destinado a trabajos producidos por las dos universidades públicas sevillanas.

El trabajo atribuye el éxito de las políticas desarrolladas en Sevilla en favor de la bici al sistema de préstamo público de bicicletas implantado en toda la ciudad, a la construcción de 120 kilómetros de carriles-bici en poco tiempo, en el suelo plano de casi todas sus calles y en que el transporte público sólo es capaz de absorber el 20 % de los desplazamientos mecanizados.

No obstante, han surgido opositores a la expansión de la bici porque, según Castillo, "una buena red de carriles bicis implica reducir el número de aparcamientos en superficie, especialmente en ciudades históricas, con calles estrechas, lo que causa rechazo de sus usuarios, desde particulares a taxistas o repartidores, hasta los comerciantes u hosteleros, que ven dificultado el acceso a sus establecimientos".

El profesor, en estos casos, aboga por "la pedagogía y la planificación de medidas compensatorias para minimizar los perjuicios sobre el coche privado" y "evitar la confrontación directa con el coche y sus usuarios, ya que el coche es un competidor de la bicicleta pero no debe considerarse un enemigo".

Una chica pasea en bici de alquiler por el centro de Sevilla. ampliar foto
Una chica pasea en bici de alquiler por el centro de Sevilla. EFE

"En Sevilla, una excesiva confrontación llegó a poner en jaque el desarrollo del sistema en el inicio, sobre todo por el vandalismo indiscriminado contra las estaciones de bicicletas de alquiler", ha recordado Castillo, al insistir en que la bici "debe acabar triunfando desde la convicción y no desde la confrontación".

En 2010, según recoge el estudio, un tercio de los sevillanos rechazaban la implantación del carril bici porque consideraban que afeaba el casco histórico de la ciudad o porque dificultaba el paseo de los peatones.

El profesor ha señalado que, "paradójicamente, es el transporte público el principal medio de transporte del que proceden los usuarios de la bicicleta" y que "la bici ofrece nichos de mercado todavía infravalorados como puede ser convertirse en un producto turístico".

Según Castillo, las bicicletas suponen un "refuerzo en el atractivo de nuestras ciudades y un producto industrial de gran potencial, especialmente la eléctrica, si tenemos en cuenta las estimaciones de demanda que para las mismas hay en las próximas décadas en muchos de los mercados tradicionales de nuestras exportaciones, especialmente en Europa".

Además, "los países europeos, especialmente los periféricos como el nuestro, están sometidos a fuertes recortes presupuestarios y las políticas de promoción de la bicicleta suponen una alternativa barata, con un fuerte retorno social y bajo coste de mantenimiento frente a la tradicional política de grandes infraestructuras de transporte".

"La política de grandes y en muchos casos fallidas inversiones en infraestructuras de transporte de nuestro país -tren de alta velocidad, puertos, radiales o aeropuertos- también tuvo su equivalente en el transporte urbano, sobredimensionando redes de metro en grandes urbes, más allá de lo razonable, o tranvías en ciudades de población insuficiente", según Castillo.

Por este motivo ha abogado por "reorientar estas políticas faraónicas hacia el transporte realmente sostenible, porque el transporte público sobredimensionado nunca lo es", y ha calificado el Plan Andaluz de la Bicicleta como "posiblemente la iniciativa más ambiciosa que hay actualmente sobre la mesa en Europa para favorecer el uso de la bicicleta".