Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siemens cambia a su presidente por incumplir los objetivos fijados

El director financiero, Joe Kaeser, asumirá la presidencia como sucesor de Peter Löscher

Joe Kaeser y Peter Löscher, futuro presidente y expresidente de Siemens respectivamente
Joe Kaeser y Peter Löscher, futuro presidente y expresidente de Siemens respectivamente AFP

El director financiero de Siemens, Joe Kaeser, asumirá la presidencia del gigante electrónico alemán, como sucesor de Peter Löscher, destituido este sábado por la crisis de resultados e imagen que sufre la empresa, según fuentes de la compañía con sede en Múnich citadas por la agencia alemana DPA. El consejo de vigilancia de la empresa adelantó la noche del sábado la destitución de Löscher y este domingo “consensuó con amplia mayoría” la designación de Kaeser como nuevo presidente, según las mismas fuentes. El cambio se formalizará el miércoles en la reunión ordinaria del consejo.

La destitución de Löscher se daba casi por cerrada desde el pasado jueves, cuando el austriaco de 55 años rebajó las expectativas de beneficios del grupo por segunda vez en tres meses y admitió que no cumpliría el objetivo de obtener un margen de beneficio del 12% para el año fiscal de 2014. La noticia golpeó las acciones de Siemens, que cayeron cerca del 7%.

La noticia se sumó a una serie de crisis en la gestión de Löscher, que incluyen el retraso en la entrega de trenes de alta velocidad a la empresa de los ferrocarriles alemanes Deutsche Bahn, problemas en la construcción de un parque eólico en el mar del Norte y un controvertido programa de ahorro con miles de despidos.

Los efectos de la crisis global

Löscher llegó al cargo en 2007 con la empresa envuelta en un escándalo de corrupción por el presunto pago de sobornos millonarios para ganar contratos en el extranjero, entre otros al Gobierno argentino durante la presidencia de Carlos Menem para un contrato de digitalización de documentos de identidad.

Con un estilo sereno y una imagen profesional, el directivo logró poner orden en la empresa y transformar el grupo. Pero al mismo tiempo no pudo lidiar con la crisis de coyuntura global, el enfriamiento de potencias emergentes como China o los golpes a la imagen de la empresa por los retrasos.

“Ahora tengo el viento en contra, pero nunca fue mi estilo darme por vencido o recoger las velas rápido”, había asegurado este viernes, según DPA. Un día después se confirmaba su destitución. Hace solo dos años, Löscher había prolongado su contrato cinco años hasta 2017. Siemens es uno de los grandes símbolos del poderío industrial alemán. El grupo fabrica desde trenes a turbinas eólicas o aparatos médicos.