Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UE PESCA

El Frente Polisario rechaza el nuevo acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos

El ministro saharaui de Asuntos Europeos, Mohamed Sidati. EFEArchivo Ampliar foto
El ministro saharaui de Asuntos Europeos, Mohamed Sidati. EFE/Archivo EFE

El Frente Polisario mostró hoy su rechazo a la renovación del acuerdo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos al considerar que las autoridades marroquíes "se aprovecharán de las aguas" del Sahara Occidental.

"Se reanudará la práctica inaceptable de las autoridades marroquíes según la cual aprovecharan las aguas del Sahara Occidental ocupado ilegalmente y cobrarán a los buques de la UE por pescar allí", indicó el representante del Frente Polsario en Europa, Mohamed Sidati.

El portavoz recordó que en diciembre de 2011 el Parlamento Europeo vetó el protocolo de pesca existente entonces entre las dos partes dado que el pacto negociado por la Comisión Europea "no cumplía con la ley internacional en su trato hacia el Sahara Occidental".

"Esperamos que los Estados miembros de la UE y el Parlamento Europeo vuelvan a actuar para defender el derecho internacional y rechazar este nuevo protocolo", destacó.

Sidati hizo hincapié en que éste es un "nuevo intento de legitimar el robo de los recursos naturales del Sahara Occidental" que mina los esfuerzos de Naciones Unidas por encontrar "una solución pacífica a la ocupación" de ese territorio.

Por último, indicó que la provisión sobre derechos humanos en el nuevo acuerdo "no ayudará a la situación del pueblo saharaui, que continúa siendo oprimido diariamente por las fuerzas de ocupación marroquíes", concluyó.

Marruecos y la Comisión Europea firmaron hoy en Rabat un acuerdo de pesca por los próximos cuatro años, que permitirá faenar en aguas marroquíes a 126 barcos europeos, de los que un centenar son españoles.

El acuerdo, rubricado por la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, y el ministro marroquí del ramo, Aziz Ajanuch, costará a la Comisión unos 40 millones de euros anuales (frente a los 36,1 millones del anterior) a cambio de mayores cuotas de capturas, y no será de aplicación inmediata, pues deberá ratificarse en la Eurocámara y el Parlamento marroquí.

Para sortear la posible oposición del Europarlamento, el texto recoge una serie de alusiones a "criterios geográficos" o a la "distribución regional" de los beneficios, que serán evaluados por comisiones mixtas de manera periódica y supuestamente velarán por que los beneficios también lleguen a la población saharaui.