Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PIB español modera su descenso y cae un 0,1% en el segundo trimestre

El crecimiento de la demanda exterior y de las exportaciones sostiene la atenuación de la caída

Vista de la fachada del Banco de España.
Vista de la fachada del Banco de España. EFE

La caída se amortigua. La economía española ha moderado en el segundo trimestre el ritmo al que se contraía, y la reducción del Producto Interior Bruto respecto a los tres primeros meses del año fue del 0,1%. Esta cifra contrasta con las contracciones del 0,5% en el primer trimestre o del 0,8% en el último cuarto de 2012. Con todo, el PIB español era al acabar junio un 1,8% menor que un año antes, según los datos hechos públicos hoy por el Banco de España.

El informe trimestral de la economía española sostiene que esa atenuación del descenso del producto se ha apoyado en la fortaleza de la demanda exterior neta. Esta, "impulsada por el dinamismo de las exportaciones", ha contribuido con 0,4 puntos porcentuales a moderar esa caída de la tasa intertrimestral del PIB.

Fuentes: BCE, INE y Banco de España.
Fuentes: BCE, INE y Banco de España.

La demanda interna, por su parte, también contribuyó al contener su caída (–0,6 %, frente a un –0,7 % tres meses antes), en un contexto en el que el gasto de los hogares y de las empresas ha seguido condicionado por "las circunstancias financieras adversas, la necesidad de continuar avanzando en el desendeudamiento y los efectos directos e indirectos del proceso de consolidación fiscal".

El informe —que matiza que todavía hay datos "incompletos— también valora la moderación en la destrucción de empleo, y considera que esta tendencia va “más allá” de las contrataciones estacionales para la temporada del verano. Al mismo tiempo, destaca que los costes laborales unitarios se han seguido reduciendo, aunque a un ritmo menor que en periodos anteriores. Esto se explica, según el Banco de España, por la atenuación del descenso de los salarios y de la evolución de la productividad.

La inflación también se desaceleró en el segundo trimestre, —el IPC se situó en el 1,7% en ese periodo— y el estudio estima “previsible” que descienda “de manera significativa” en lo que resta del ejercicio, en la línea con las previsiones del Ministerio de Economía, que espera que ronde el 1% al acabar el año.

Las empresas intensificaron la contracción de su deuda en mayo en un 7,3% interanual. La inversión productiva del sector empresarial tuvo un comportamiento parecido al del primer trimestre, y la inversión en bienes de equipo tuvo un pequeño repunte mientras que la realizada en construcción no residencial sufrió un nuevo retroceso.

Las Administraciones, por su parte, vieron marcada su actividad por los compromisos presupuestarios adquiridos, en especial por el objetivo de déficit fijado en el 6,5% del PIB. La información parcial —hasta mayo— revela una consolidación de las principales partidas de gasto, con descensos en el consumo y la inversión públicas.

En cuanto a la influencia exterior, el informe resalta la mejora de la actividad en la zona euro a pesar de las tensiones financieras, que achaca principalmente a episodios políticos como el rescate a Chipre o la inestabilidad del Gobierno portugués. También se señala que la mayoría de las previsiones "anticipan la superación de la fase de contracción" que habría durado seis trimestres consecutivos, matizando, eso sí, que las perspectivas para lo que resta de ejercicio apuntan a una recuperación muy moderada y "no exenta de riesgos".