Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

José de la Cavada, el aguafiestas de la patronal

El director de relaciones laborales de CEOE acaparó la atención de la asamblea anual de la patronal por sus polémicas declaraciones. No es la primera vez que eclipsa a la patronal

El director general de Relaciones Laborales de la CEOE, José de la Cavada, a su llegada a la Asamblea General de la organización
El director general de Relaciones Laborales de la CEOE, José de la Cavada, a su llegada a la Asamblea General de la organización EFE

José de la Cavada, director de relaciones laborales de CEOE, acaparó ayer la atención de la asamblea anual de la patronal por sus polémicas declaraciones sobre lo excesivos que son hasta cuatro días de permiso cuando fallece un familiar son excesivos porque “ya no se viaja en diligencia”. El desliz provocó el disgusto profundo de su presidente, Juan Rosell. La aguó la fiesta de la asamblea que se celebraba con el lema Tiempo de valores, tiempo de personas. No es la primera vez que Pepe de la Cavada, como es conocido entre sindicatos y empresarios, levantaba polémica y provocaba el enfado entre sus superiores. Lo hizo hace tres años, cuando en el comienzo de unas negociaciones para una reforma laboral propuso públicamente contratos basura para jóvenes.

Aquel desliz, con el hoy encarcelado Gerardo Diaz Ferrán como presidente, casi le costó el cargo. Desde el comienzo, este santanderino tenía una papeleta difícil: rellenar el hueco que dejaba Fernando Moreno, un prestigioso y discreto abogado laboralista que estuvo al frente del departamento de relaciones laborales de CEOE entre 1991 y 2008. Pero aunque lleve solo cinco años en su cargo, De la Cavada, que no respondió ayer a las llamadas de este diario, no es ningún novato. Antes de ocupar el cargo actual, representó a CEOE varios años en el Consejo Económico y Social (CES).

Dicen todas las fuentes consultadas para este artículo, tanto entre sus compañeros de la patronal como entre sus contrapartes habituales, los sindicalistas, y quienes estuvieron con él en el CES que De la Cavada no tiene un carácter fácil. “Brusco”, dicen contenidos muchos de los consultados, amparados en el anonimato. Y eso también pudo verse ayer, al pedir disculpas: “Lo siento mucho por el que se haya sentido dolido. No era mi intención”. A continuación, se reafirmó en su propuesta de replantear los permisos laborales.

De su brusquedad habla la denuncia firmada por nueve de sus once subordinados directos en el departamento de relaciones laborales ante la Inspección de Trabajo. El expediente, iniciado en 2010, se saldó con una multa de 25.000 euros a CEOE —la Inspección sanciona a las empresas— por “trato humillante por parte del director del departamento”. Pero aquella multa no fue ratificada por el juez de primera instancia y todavía falta el pronunciamiento del Tribunal Superior de Madrid para conocer el final. Desde este capítulo, explica una fuente sindical, con la que ha protagonizado en privado algún estruendoso enfrentamiento verbal en sus múltiples negociaciones, que De la Cavada “está más tranquilo”.

Su petición de disculpas no calmó a sus jefes. Entre ellos está el vicepresidente de CEOE y líder de Cepyme, Jesús Terciado, el único que habló sin ampararse en el anónimato: “Han sido unas declaraciones muy desafortunadas. Tenemos una responsabilidad y visibilidad”. También piensan así en otros estamentos de la organización. Entre todas las fuentes consultadas ayer para este artículo era difícil encontrar algún defensor del directivo de CEOE, sobre todo entre las procedentes de la propia patronal.

Más información