Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional alemán decide si la compra de bonos del BCE viola la ley

El Gobierno alemán sostiene al inicio de la vista que el BCE actúa dentro de su mandato

Imagen de archivo del Constitucional alemán.
Imagen de archivo del Constitucional alemán. REUTERS

El Gobierno alemán ha afirmado este martes que el Banco Central Europeo (BCE) actúa dentro de su mandato con su plan de ayuda a los países del euro en apuros. Según ha defendido su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, para el Ejecutivo de Angela Merkel "no hay duda" de que el BCE actúa conforme a la ley con su programa de compra de bonos, una medida que aún no ha sido activada. Schäuble, que ha pedido respetar la independencia del BCE, ha hecho estas declaraciones a su llegada al Constitucional alemán en Karlsruhe (suroeste del país). El Tribunal debe pronunciarse sobre si la asistencia del instituto emisor europeo viola la carta magna alemana.

Con la sesión que ha empezado este martes y la prevista para mañana, el alto tribunal debe dictaminar, en una fecha aún por determinar, si, como alega el recurso suscrito por más de 37.000 ciudadanos alemanes, la medida planteada en agosto por el presidente del BCE, Mario Draghi, excede el mandato de la autoridad monetaria e invade competencias nacionales. El Constitucional ya mantuvo en vilo a la eurozona en septiembre por su decisión sobre el fondo de rescate europeo. En aquel caso, dio su aprobación con mínimas condiciones.

El nuevo recurso pone en duda el programa de compra de bonos cuyo mero anuncio sirvió para aplacar la especulación contra la deuda soberana del sur de la eurozona, que atraviesa por su mejor momento desde que estalló la crisis gracias a Draghi. Sin embargo, los críticos que sustentan la demanda argumentan que con el BCE se arroga con esta iniciativa competencias   que exceden su estricto mandato —que se ciñe a la política monetaria y control de la inflación— y dispone, en último término y sin base legal, del dinero de los contribuyentes alemanes.

En cualquier caso, el presidente del Constitucional, Andreas Vosskuhle, ya ha avanzado que la institución no tendrá en cuenta el éxito del programa a la hora de valorar su compatibilidad con la Carta Magna. "No tiene ninguna importancia en la valoración de la constitucionalidad de las normas legales y medidas que están siendo examinadas si han tenido éxito", afirmó Vosskuhle en el discurso de apertura de la vista oral.

Con el programa, conocido como OMT, el BCE está listo para intervenir en los mercados secundarios de deuda para comprar los títulos de deuda de los países que así lo soliciten con vistas a garantizar su financiación. Draghi justificó este programa en la necesidad de garantizar la estabilidad del euro y los socios que quieran acogerse a él deberán cumplir una serie de estrictas condiciones.

Pese a su condicionalidad, el plan no gusta para una importante parte de la opinión pública alemana. Una encuesta difundida hoy por el diario económico Handelsblatt apunta que casi la mitad de los alemanes está en contra el OMT, mientras que solo un tercio lo apoya.

Uno de los más feroces detractores del plan Draghi ha sido el Bundesbank (banco central alemán), que aunque no se ha unido al recurso de inconstitucionalidad, sí que se ha expresado en repetidas ocasiones en contra de la propuesta del BCE. El presidente de la Cámara, Jens Weidmann, declarará en esta vista como experto y se espera que fundamente sus reticencias, frente el alegato a favor del programa que pronunciará el miembro alemán del Consejo del BCE, Jörg Asmussen.

Este economista ya señaló durante la víspera de la vista que la paralización del programa "tendría graves consecuencias", y evocó el "riesgo de reversibilidad" azuzado por Draghi, esto es, la ruptura de la eurozona.