_
_
_
_
_

Almunia apoya la reforma de las pensiones incluso sin consenso

El vicepresidente de la Comisión Europea: "los políticos no podemos mirar para otro lado o hacer la política del avestruz”

El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, durante la conferencia que ha ofrecido en Málaga titulada "¿Cómo crecer?: Dilemas económicos y políticos"
El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, durante la conferencia que ha ofrecido en Málaga titulada "¿Cómo crecer?: Dilemas económicos y políticos"Jorge Zapata (EFE)

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, dibujó este lunes un escenario complicado para el futuro de las pensiones. Recordó que él hizo la primera reforma en 1985, lo que le costó un enfrentamiento y una huelga que convocó Comisiones Obreras. “Luego se hizo otra en 1997 y el Gobierno de Zapatero realizó otra más en 2007. Desde entonces todas las hipótesis de evolución demográfica han empeorado”, dijo. Por eso, reclamó que se acelere la revisión del indicador de sostenibilidad. “Soy partidario de un consenso con las fuerzas políticas y sociales, pero ante la inexistencia o la imposibilidad del consenso, no debe paralizar la acción”. El planteamiento choca con el del líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha supeditado cualquier cambio en pensiones al acuerdo social.

Almunia, que dentro de una semana cumplirá 65 años, reforzó su discurso, diciendo que en este asunto “los políticos no podemos mirar para otro lado o hacer la política del avestruz”. El comisario europeo, que participó en unas jornadas organizadas por Unicaja y el diario Sur, justificó el endurecimiento de las pensiones “porque el sistema ha recibido un shock brutal por la caída del empleo”. Explicó que “la jubilación a los 65 años se decidió en España en la segunda década del siglo pasado, hace casi 100 años, cuando la esperanza de vida eran 70 años”.

El fin de las cajas

El responsable de Competencia aseguró que la desaparición de las cajas “no dejará una situación preocupante en cuanto a la concentración de entidades en España en su conjunto. Sin embargo, en algunas regiones podría faltar competencia una vez que los grupos nacionalizados vendan sus oficinas”. Respecto al regreso del crédito, Almunia reclamó más actividad a los bancos sanos y criticó que (como ha apuntado el ministro de Economía Luis de Guindos), se pida que las entidades con problemas den más préstamos. “Eso no es lógico”, apuntó.

El comisario lanzó un dardo contra el Banco Europeo de Inversiones porque, dijo, “ha subido las garantías que exige a los bancos para darles financiación”, lo que impide que llegue la liquidez a las empresas. Almunia también reclamó una profunda reforma laboral en España, “porque la normativa es ineficiente y genera paro incluso sin recesión”.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Íñigo de Barrón
Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_