Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

¿Son los hogares españoles más ricos que los alemanes?

Los alemanes tienen un patrimonio mayor que los españoles porque una parte de su patrimonio está también en el sector público

El 21 de marzo de 2013, el Bundesbank publicó, 20 días antes de que lo hiciese el BCE, una pequeña parte de los resultados del informe que este último ha llevado a cabo por primera vez —y que realizará cada tres años— sobre las finanzas y patrimonios netos de los hogares de 15 países de la eurozona. Mostraba un cuadro en el que los hogares alemanes tenían un patrimonio neto muy inferior al de los países del sur, siendo, por este orden, de 267.000 euros el de los chipriotas, 183.000 los españoles, 173.000 los italianos, 158.000 los franceses, 102.000 los griegos, 75.000 los portugueses y solo 51.000 los alemanes.

Esta noticia, lanzada antes de las elecciones alemanas, ha desencadenado protestas de sus ciudadanos, quienes se preguntan por qué tienen ellos que financiar los excesos de otros ciudadanos europeos más ricos que ellos. No es de extrañar que el Consejo de Expertos Económicos alemán acabe de proponer aumentar los impuestos sobre el patrimonio y no sobre los depósitos para crisis como la de Chipre.

El BCE suele evitar siempre cualquier ruido que pueda utilizarse políticamente, introduciendo en algunas publicaciones, y en esta particularmente, la siguiente nota en su portada: “Este estudio estadístico no puede ser citado como representativo de los puntos de vista del BCE. Los puntos de vista expresados son solo los de sus autores y no reflejan necesariamente los del BCE”.

Existen varias razones de peso que explican por qué ha incluido esta nota:

Primera. El Bundesbank ha elegido para su presentación solamente las cifras de la mediana de los hogares y no de la media, por considerar esta menos representativa. Ha elegido la mediana por ser menor que la media, especialmente en los países con una mayor desigualdad de distribución de la renta y/o del patrimonio, al concentrarse los patrimonios más altos por encima de dicha mediana.

Pero el estudio del BCE también publica la media, que el Bundesbank no incluyó en su presentación, mostrando que la diferencia entre la mediana y la media es mucho mayor en Alemania, Austria, Luxemburgo y Chipre que en el resto de los países de la eurozona (siendo más normal en estos dos últimos, al ser paraísos fiscales).

Los alemanes tienen una parte muy elevada de su patrimonio en el sector público, no en los hogares

La media en Alemania es 3,75 veces superior a la mediana, mostrando que el patrimonio de sus hogares está muy concentrado en los más ricos, pero también por la todavía elevada diferencia, de 3,7 veces, de nivel de patrimonio entre los hogares que residen en el Oeste y en el Este. Asimismo, comparando el patrimonio del 20% de los hogares más ricos con el 20% de los más pobres, la mayor diferencia es también la de Alemania, al ser 149 veces más ricos, frente a 85 veces en Francia, 17 veces en Italia, 7 veces en España y 5 veces en Holanda.

Segunda. Dicho estudio muestra que el patrimonio neto inmobiliario es mucho mayor que al patrimonio financiero, lo que explica el elevado patrimonio neto en España, donde el 82,7% de los hogares son propietarios de su vivienda —el 55,9%, sin hipoteca—, o en Italia, donde el 68,7% de sus hogares son propietarios —el 59,1% de ellos, sin hipoteca—. En Alemania, únicamente el 44,2% es propietario, con solo el 26,2% sin hipoteca. El 55,8% del total de hogares viven de alquiler, frente al 31,3% en Italia y solo el 17,3% en España.

También influye que el patrimonio neto por hogar tiende a aumentar con el número de personas que viven en él. En España, el 5,4% de los hogares está formado por 5 personas; el 21%, por 4; el 25,3%, por 3; el 29,5%, por 2, y el 18,5%, por 1. En Alemania, por el contrario, el 3,8% de los hogares lo forman 5 personas; el 9,4%, 4; el 12,8%, 3; el 34,5%, 2, y el 39,6%, 1.

Además se ha tenido en cuenta el auge de los precios de las viviendas en España y Grecia, pero no su posterior desplome, al corresponder las cifras españolas a 2008; las de Grecia, a 2009, y las de Alemania, a 2010.

Finalmente, para muchos economistas el patrimonio inmobiliario es más que dudoso. Primero, porque es muy ilíquido, salvo que se consiga hacer una hipoteca inversa (que es minoritaria) o, alternativamente, sea alquilado o vendido, lo que implica tener que alquilar otra vivienda donde vivir. Segundo, porque ofrece una rentabilidad mucho menor que la del patrimonio financiero, ya que su compra no conlleva dividendos periódicos, como en las acciones o intereses, como en los bonos, sino que solo produce gastos de mantenimiento, crecientes con su tamaño.

Tercera. El porcentaje de hogares con patrimonio financiero es similar al de aquellos con patrimonio inmobiliario, al oscilar entre el 95% y 100%, invertidos mayoritariamente en depósitos y fondos y minoritariamente en bonos y acciones (exceptuando Chipre y Malta). Pero si se calcula la mediana del patrimonio neto de activos financieros, Holanda, Bélgica y Luxemburgo tienen un patrimonio financiero (especialmente en pensiones y fondos de inversión) mucho mayor que el resto, casi el doble que el de Alemania y casi tres veces el de Italia y España.

Cuarta. Dicho estudio, basado en entrevistas, calcula el patrimonio total de los hogares situado dentro de su país y en el exterior. Este último es más difícil que los hogares lo mencionen si está en paraísos fiscales y no está declarado a la Hacienda nacional. Estos resultados deben contrastarse con la PIIN (posición inversora internacional neta), en la que debería aparecer el patrimonio total neto, junto con el de las empresas privadas y con el del sector público, al incluir inversiones directas y de cartera, derivados financieros y otras inversiones y activos de reserva.

De acuerdo con las cifras de Eurostat de finales de 2012, la posición neta de Alemania era del +40,5% del PIB; la de Italia, del -22,4% del PIB, y la de España, del -93% del PIB.

Quinta. Utilizando datos de la OCDE, Paul de Grauwe y Yuemei Ji (VOX, 16 de abril de 2013) han calculado el stock neto de riqueza de los hogares de cada país de la zona euro. En primer lugar, el stock neto de capital nacional por habitante muestra que en Alemania es de 135.000 euros, frente a 110.000 en Italia y 100.000 en España. En segundo lugar, el stock neto de capital por habitante, incluyendo el stock en el extranjero, muestra que es de 148.000 euros en Alemania, de 105.000 en Italia y de 100.000 en España. La razón está en que Alemania ha acumulado elevados superávits por cuenta corriente durante varios años, y España e Italia, elevados déficits.

Es decir, los hogares alemanes tienen, lógicamente, un patrimonio neto total mucho mayor que los de Italia, España, Grecia y Chipre, ya que una parte elevada de su patrimonio no está en los hogares, sino también en el sector público.

Sexta. La OCDE acaba de publicar las tasas de ahorro de los hogares en 2012 (en porcentaje de su renta disponible), mostrando que la de Francia es la más alta, con el 16,1%, mientras que la de España es del 10,6%, y la de Alemania, del 11%. Ahora bien, las dos primeras están medidas en términos brutos, y la de Alemania, en términos netos, es decir, incluyendo su depreciación.

Séptima. Existe otra diferencia, y es que en España el dinero en efectivo que se da como anticipo a la compra de una vivienda no se considera patrimonio, pero sí se cuenta en otros países miembros de la zona euro.

Finalmente, una pregunta: si el ahorro neto medio de los hogares en Alemania ha sido tradicionalmente uno de los más elevados de la eurozona, ¿cómo pueden tener estos un patrimonio neto tan bajo?

Guillermo de la Dehesa es presidente del Centre for Economic Policy Research (CEPR).