Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS PORTUGAL

El primer ministro portugués afronta su cuarta moción de censura

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, afronta este miércoles, protegido por su mayoría parlamentaría absoluta, la cuarta moción de censura contra su política económica en menos de dos años en el poder. EFEArchivo Ampliar foto
El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, afronta este miércoles, protegido por su mayoría parlamentaría absoluta, la cuarta moción de censura contra su política económica en menos de dos años en el poder. EFE/Archivo EFE

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, afronta este miércoles, protegido por su mayoría parlamentaría absoluta, la cuarta moción de censura contra su política económica en menos de dos años en el poder.

Pero a diferencia de las ocasiones anteriores, la iniciativa parte en esta ocasión del principal partido de la oposición, el socialista (PS), que ha pasado de abstenerse en las votaciones contra el Gobierno a exigir su renuncia y la renegociación de las exigencias del rescate de Portugal.

La moción se produce además cuando la política de austeridad de Passos Coelho está más cuestionada entre los empresarios, sus compañeros de coalición y su propio partido, cuya figura de mayor peso, el jefe de Estado Aníbal Cavaco Silva, ha llamado públicamente la atención sobre los graves problemas sociales del país.

El líder parlamentario del PS, Carlos Zorrinho, declaró hoy que los portugueses han hecho ya "muchos sacrificios" y hay que decir "basta" al Gobierno, poner fin a las políticas basadas solo en la austeridad y promover el crecimiento económico y el empleo.

Passos Coelho, que sufrió una lluvia de críticas de la izquierda por los mismos motivos en el último debate parlamentario, hace menos de dos semanas, mantiene que Portugal no puede ahora echar por la borda las medidas de saneamiento financiero aplicadas en los dos últimos años para cumplir su rescate financiero.

La UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que concedieron 78.000 millones de euros al país en mayo de 2011 para evitar su bancarrota, han suavizado ya dos veces en los últimos seis meses las metas de déficit y los recortes presupuestarios asociados al rescate.

Pero según todas las previsiones oficiales, Portugal volverá a ahondar en 2013 la recesión y el desempleo que sufre por tercer año consecutivo.

El PS, que firmó las condiciones del rescate un mes antes de perder las elecciones, pide que se renegocien sus exigencias para permitir la recuperación económica del país.

Los partidos marxistas (que suman 24 de los 230 diputados) y el del PS (74) han tomado posiciones a favor de la moción de censura y la salida del Gobierno, aunque Passos Coelho está a salvo de ser derribado gracias a los 182 votos que suma la coalición de socialdemócratas y democratacristianos en el poder.

La moción de censura de los socialistas ha sido tachada de "irresponsable" por los partidos en el Gobierno, que acusan a la oposición de hacer un gran daño al país cuando se dispone a volver a los mercados de deuda a largo plazo.

A su vez, el PS acusa al Ejecutivo de estar cada vez más aislado de los ciudadanos y de sus problemas, de incumplir las promesas electorales y de fallar en los resultados previstos con su política de austeridad, que considera responsable de elevar el desempleo por encima del 17 por ciento.

Este año, critican, tampoco habrá crecimiento en Portugal, como se esperaba, y el PIB volverá a caer, según las previsiones oficiales, más del dos por ciento, para acumular siete puntos porcentuales de descenso desde el rescate.

El PS, que ha subrayado que sólo quiere llegar al poder a través de las urnas, asegura que con su moción de este miércoles busca promover una salida democrática a la crisis, la formación de un nuevo Gobierno que adopte la política que considera necesaria para el país.