Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Báñez rechaza facilitar todavía más los despidos colectivos

La ministra Báñez defiende que la caída de la temporalidad se debe a la reforma laboral y no a la gran destrucción de empleo temporal

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, momentos antes de su comparecencia en el Congreso.
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, momentos antes de su comparecencia en el Congreso.

El Gobierno no piensa ir más allá para facilitar los despidos colectivos. Ya lo hizo en la reforma laboral: acabó con la autorización administrativa de los ERE y definió como causa objetiva de despido la caída de facturación durante tres trimestres consecutivos. Pero bastantes expedientes tropiezan en los tribunales porque no respetan los procedimientos administrativos. “Me parece bien que se anulen los ERE por motivos formales”, zanjó la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Las palabras de Báñez han respondido a la pregunta del portavoz de CiU en la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados, Carles Campuzano, que le ha preguntado si el Ejecutivo contempla algún cambio en este punto, algo que su formación ya demandó con las enmiendas a la reforma laboral. La mayor facilidad para despedir y, en consecuencia, el abaratamiento se compensó, en parte, con una mayor exigencia de documentación y un estricto periodo de negociación que, como ya ha dejado claro, más de una sentencia, no puede limitarse a ser unas conversaciones formales. Esta segunda parte ha servido para que muchas sentencias judiciales acaben anulando los despidos colectivos por razones formales, lo que ha provocado quejas desde tribunas patronales y despachos laborales que suelen representar los intereses empresariales.

La ministra Báñez ha comparecido en el Congreso para hablar sobre el mercado laboral ante la Comisión de Empleo. Ante los diputados que la integran se ha empeñado en defender la reforma laboral y en buscar datos que respalden su posición. “Se ha conseguido una moderación de la caída del empleo”, ha afirmado Báñez, a pesar de que en 2012, un año en que la destrucción de empleo fue muy superior a cualquier otro de la crisis teniendo en cuenta que la recesión fue menor que en 2009. Empleo se obstina en destacar cada vez que tiene ocasión en subrayar que la caída de puestos de trabajo se está frenando. Frente a ese argumento, se ha encontrado ayer al portavoz del PNV, Emilio Olavarría: “Si no fuera así, con seis millones de parados que hay, apaga y vámonos”.

"Las previsiones de la UE son alarmantes. El paro subirá hasta el 27% en 2013. ¿No le parecen insoportables estos datos?", ha interrogado la portavoz socialista, Concha Gutiérrez, que también  ha reprochado a Báñez los recortes en el seguro de desempleo. Para responderle, la ministra ha usado los tijeretazos que Felipe González realizó en las prestaciones hace dos décadas.

Sobre las previsiones, Báñez ha empleado los datos de contabilidad nacional y ha reprochado al PSOE sus continuos fallos en las previsiones durante los Gobiernos de Zapatero. Báñez ha resaltado que el Gobierno preveía una destrucción de 610.000 puestos de trabajo en 2012, y acabaron siendo poco más de 690.000.

Me parece bien que se anulen los ERE por defectos formales

Fátima Báñez, ministra de Empleo

A la hora de cuantificar la destrucción total de empleo el año pasado, Báñez ha recurrido siempre a esta cifra, que sale de la contabilidad nacional. Prefiere Báñez esta estadística a la EPA, que concluye que se evaporaron 850.000 o la Seguridad Social, que perdió casi 790.000 cotizantes. Amén de que la EPA y la contabilidad nacional son estadísticas distintas, hay que tener en cuenta que la primera mide el empleo a tiempo completo, mientras que la otra contempla el empleo a tiempo completo y a tiempo parcial.

También ha sacado pecho Báñez por la caída de la temporalidad en 2012 al 23%, dos puntos menos que al cierre de 2011. La ministra ha ligado este dato con el repunte de los contratos indefinidos, que crecieron durante el año pasado, y las medidas de la reforma. No obstante, como la propia EPA evidencia esta caída llega por la destrucción de casi medio millón de trabajos, prácticamente la mitad del empleo asalariado destruidos, cuando los temporales vienen a suponer uno de cada cuatro empleados. Este ha sido el argumento que ha utilizado el portavoz de Izquierda Plural, Joan Coscubiela. “Usted no distingue entre puestos de trabajo y contratos”, ha acusado el diputado catalán, que en una dura intervención a acusado a la ministra de mentir reiteradamente: "Ha habido muchos personajes en la Historia que, a base de repetir la  misma mentira, ha tenido éxito, pero en general la Historia juzga muy duramente la mendacidad".

Para defender su reforma, Báñez también usó los datos de autónomos, “ha crecido en 54.000”. No obstante, este número no se corresponde con la afiliación a la Seguridad Social de 2012, cuando los cotizantes autónomos cayeron en 47.000. Para hacer esa afirmación, la ministra suele acogerse a la EPA, en la categoría de trabajadores por cuenta propia sin empleados. Lo que sucede es que cuando sube este epígrafe y no hay un comportamiento similar en la afiliación lo que pasa es que mucha gente, ante la falta de alternativas laborales, no tiene más remedio que buscar ingresos por esta vía.