Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia critica la “poca coherencia” de la CMT con Telefónica

Competencia señala el perjuicio que esta regulación causa a los consumidores

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) considera que la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) ha utilizado de forma "poco coherente" los criterios que el propio regulador estableció para fijar los distintos precios mayoristas máximos que puede establecer Telefónica.

En un informe publicado este viernes, Competencia considera que "en muchos casos" la CMT está proponiendo "precios mayoristas elevados", sobre la base de "promover la inversión en redes de nueva generación alternativas a la de Telefónica". Sin embargo, la CNC considera que no se ha verificado que esos precios mayoristas elevados "realmente aumenten los incentivos a la inversión en redes de nueva generación de los operadores alternativos" e incluso advierte de que puede "reducir la capacidad y los incentivos" a estas inversiones del resto de operadores.

Estos precios podrían llevar a una "reducir la competencia de operadores alternativos que utilizan la red de Telefónica", lo que perjudicaría a los consumidores

Asimismo, la resolución de la CNC se refiere al hecho de que la CMT tome como referencia en la fijación de precios la situación de los países del entorno. Sobre este tema, Competencia considera que estas comparaciones sólo deben utilizarse "con carácter subsidiario", es decir, en casos en el que los resultados del resto de parámetros utilizados en la fijación de los precios "no sean concluyentes o se sospeche que son atípicos". La CNC responde así a dos propuestas de la CMT, una referida a los precios de acceso al servicio de bucle desagregado y otra a los servicios de banda ancha al por mayor.

Competencia considera que "sería deseable" que la CMT incluyese ambas cuestiones en una única resolución, ya que eso "ayuda a minimizar los riesgos de incoherencia entre ambos proyectos".

Competencia concluye que estos precios podrían llevar a una "reducción de la presión competitiva de los operadores alternativos que utilizan la red de Telefónica, lo que puede perjudicar a los consumidores en forma de mayores precios y peor servicio".