Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol se sobrepone a la expropiación de YPF con un beneficio de 2.060 millones

El resultado cae un 6,1%, hasta 2.060 millones, por la valoración de reservas estratégicas

Sin contar la variación de inventarios, el resultado mejora pese a la expropiación de YPF

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. EFE

Repsol salvó con nota su ejercicio más difícil, en el que sufrió la expropiación de la petrolera argentina YPF. Los beneficios de la compañía fueron de 2.060 millones (un 6,1% menos que el año anterior). Ese retroceso se debe a la menor valoración de las reservas estratégicas, pese a que la producción de hidrocarburos creció un 11%. Según los datos del grupo, si se descuenta el efecto de la valoración de esas reservas a precios de mercado, sus beneficios habrían subido un 5,4% pese a la pérdida de YPF, gracias sobre todo al área de exploración y producción, cuyo resultado de explotación creció un 56%, hasta 2.208 millones.

Diez meses después de la expropiación por el Gobierno argentino, el presidente de este grupo, Antonio Brufau, ve difícil alcanzar un acuerdo con el Ejecutivo de Cristina Fernández de Kichner. No obstante, está “abierto a cualquier acuerdo para compensar la confiscación de los activos” y “listo para llegar a un acuerdo”, pero “no confiado en que sea posible”, según aseguró en la presentación de resultados a los analistas. También apuntó que “las cosas no progresan bien” en YPF desde la nacionalización y que la nueva dirección “está teniendo muchos problemas a la hora de copiarnos”.

El sueldo del presidente de la firma petrolera se redujo un 24%

Brufau, que calificó de “loca, además de ilegal” la expropiación, manifestó que el grupo mantendrá la lucha “para lograr una compensación justa del Gobierno argentino”. Por ello, continuará la batalla legal en Estados Unidos, España, Argentina y la Corte Internacional de Arbitraje (Ciadi), dependiente del Banco Mundial.

También influyó en los resultados el impacto de la polémica nacionalización en abril de 2012. Precisamente, la auditoría de Deloitte, cuya opinión sobre las cuentas es “limpia”, advierte de que “el valor por el que el grupo tiene registrada la participación del 51% de YPF ha sido calculado sobre la base de las mejores estimaciones de los administradores, considerando las incertidumbres existentes en relación con el desenlace de los distintos contenciosos iniciados o que pudieran iniciarse”. “Adicionalmente”, continúa el informe, “como consecuencia de los cambios en la composición de Repsol y en aplicación de la normativa contable en vigor, las cifras comparativas de la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada y del estado de flujos de efectivo consolidado correspondientes al 31/12/2011 difieren de las contenidas en las cuentas anuales de dicha fecha”.

Brufau, cuyo sueldo anual se redujo a 10,12 a 7,63 millones de euros (casi un 25%), defendió que, a pesar de que las ventas de carburantes en España han caído un 25% desde el comienzo de la crisis, la compañía ha sido capaz de mejorar sus márgenes. También desveló que Repsol maneja la posibilidad de cambiar los cerca de 3.000 millones de euros de acciones preferentes por un bono a largo plazo, de 10 años.

Deloitte señala incertidumbres sobre el valor de YPF en las cuentas

Al tiempo, mantiene la intención de seguir aplicando el dividendo flexible. Por ello, el consejo de administración propondrá a la junta general de accionistas un dividendo complementario con cargo a 2012 de 0,50 euros por acción hasta llegar a un euro, con un pay-out (resultados que van al dividendo) cercano al 55%.

La compañía redujo el endeudamiento en más de 2.000 millones de euros, hasta cerrar el ejercicio con 4.432 millones de deuda neta. En el proceso de mejora de la estructura financiera, enmarca Brufau la venta de activos de gas natural licuado (GNL) a Shell (operación por la que embolsó 5.098 millones de euros, con 1.075 de plusvalías, que se reflejarán en las cuentas cuando se cierre la operación, a finales de este año o comienzos del próximo). Según el ejecutivo de Mollerussa, es un negocio muy intenso en inversión y que está “limitado en términos de crecimiento” para Repsol, mientras que para otras compañías puede ser más valioso.

Para este año, Repsol elevará un 10% su producción con un presupuesto de 1.000 millones de dólares (765 millones de euros). Se centrará en el área de exploración y producción, principal motor de los beneficios de 2012.

Más información