Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de Iberia convocan seis días de huelga contra el plan de ajuste

Los paros, que no incluyen a los pilotos, serán el 14, 17, 18, 19, 20 y 21 de diciembre

Trabajadores de tierra de Iberia durante una manifestación ante la sede de la compañía.
Trabajadores de tierra de Iberia durante una manifestación ante la sede de la compañía. EFE

Los sindicatos con representación en Iberia han anunciado este jueves la convocatoria de seis jornadas de huelga contra el plan de ajuste presentado por la dirección de la aerolínea, que prevé el despido de 4.500 trabajadores (un 23% de la plantilla), y para pedir un plan de futuro para la compañía. Las movilizaciones incluirán al personal de tierra y a los tripulantes de cabina, pero no a los pilotos, que de momento prefieren mantenerse al margen a la espera de que se resuelva el conflicto judicial que mantienen con Iberia a raíz del inicio de operaciones de la low cost Iberia Express.

El objetivo de las movilizaciones es "evitar el desmantelamiento de Iberia e impedir el despido innecesario de más de 4.500 trabajadores", según han dicho el secretario general del Sector Aéreo de UGT, Francisco Rodríguez, en una conferencia de prensa a la que también han asistido los representantes de los otros cuatro sindicatos convocantes (CC OO, USO, Sitcpla y Asetma).

Los sindicatos, que tienen previsto "materializar" la convocatoria el próximo lunes, han asegurado que están "dispuestos a negociar", pero han incidido en que tiene que haber "un plan alternativo basado en crecer". "Tenemos esperanza de que nos sentemos antes del día 14, no esperar al día 14 para negociar. A nadie le agrada llegar al día 14 y hacer huelga", ha dicho el secretario general del Sector Aéreo de CC OO, José Antonio Herráez, que ha explicado que están manteniendo contactos con Fomento y los grupos parlamentarios de PSOE, IU y PP.

La plantilla rechaza una reducción de la actividad de la aerolínea

Los representantes de los trabajadores han querido evitar los días cercanos a las navidades y los fines de semana para intentar minimizar el impacto entre los pasajeros. Ahora se tendrán que marcar unos servicios mínimos. La compañía intentará recolocar en otros vuelos a los viajeros afectados o devolverá el importe del billete si no puede hacerlo.

La plantilla de la aerolínea, fusionada con British Airways a través del holding IAG desde 2011, está convencida de que las medidas propuestas por Iberia suponen el desmantelamiento de la empresa. Además de los despidos, el plan de ajuste contempla una reducción de rutas del 15% en 2013, incluidas las que unen España y América Latina, su mercado estrella. Los sindicatos de Iberia no están dispuestos a negociar con la dirección de la compañía aérea un plan de ajuste que incluya una reducción de la actividad, porque creen que significaría la muerte de la empresa.

El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, ha insistido estos días en que la empresa está dispuesta a llegar a acuerdos por la plantilla y, para ello, aceptar cambios en su propuesta. Pero ha marcado una línea roja: que la empresa mejore sus resultados operativos en 600 millones de aquí a 2015. "Si los sindicatos saben cómo hacer eso sin despidos, les escucharemos", dijo en una reunión con periodistas. La empresa, que ha dado de plazo hasta el 31 de enero para discutir las medidas con los sindicatos, considera que antes de convocar huelgas, se debería intentar negociar.

Antes de hablar del plan de ajuste, los pilotos quieren que se dicte un nuevo laudo arbitral sobre la situación de Iberia Express. El sindicato se encuentra a la espera del cumplimiento de la sentencia de la Audiencia Nacional del pasado 2 de noviembre que anula el laudo, dictado por el catedrático Jaime Montalvo en mayo y que puso fin al conflicto entre Iberia y el Sepla, y ordena que se vuelva a dictar.

Iberia quiere pasar de gastar 1.300 millones de euros en costes salariales al año a desembolsar 850 millones. El ahorro de 450 millones no solo pasaría por reducir la plantilla en 4.500 personas, sino que también incluiría reducciones salariales de una media de entre el 25% y el 35% para los trabajadores que continúen en la empresa. La bajada de la retribución “sería progresiva”, hasta 2015. Los que más recortes sufrirían sería, en principio, los pilotos (podrían llegar al 47%).