Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inversores recuperarán entre un 30% y un 70% del valor de sus preferentes

El Banco de España cifra el impacto de la quita en los propietarios de productos híbridos

Advierte de que el descuento en el Banco de Valencia será "sensiblemente" inferior

Afectados por las preferentes de Novagalicia Banco, ante la sede de Vigo.
Afectados por las preferentes de Novagalicia Banco, ante la sede de Vigo.

Uno de los aspectos más controvertidos de los planes de Bruselas para la reestructuración de las cajas nacionalizadas es, junto a los recortes de plantilla, la imposición de pérdidas entre los particulares que en su día invirtieron su dinero en preferentes. Según los cálculos del departamento europeo de Competencia, entre las pérdidas que deberán asumir los accionistas, la quita en las participaciones y los descuentos en la deuda soberana emitida por las entidades la factura de dinero público que se necesita para el saneamiento se rebajará en 10.000 millones. Para el Banco de España, esta medida supondrá que los afectados recuperen entre un mínimo del 30% y un máximo del 70% de su dinero.

Los tenedores de deuda subordinada con vencimiento se verán mejor parados, ya que para ellos se establece un régimen particular para canjear sus títulos por acciones con un porcentaje de valor recuperable que, en general, se sitúa en el 90%. Si el cambio se realiza por un nuevo instrumento de deuda, el dinero que pueda recuperar que dependerá del plazo restante hasta el vencimiento del bono.

Los recortes que se ofrecerán a los inversores para realizar el canje por acciones u otro tipo de títulos similares serán distintos en cada caso en función del tipo de instrumento, del tipo de interés de la emisión y, en su caso, de la fecha de vencimiento, afirma el Banco de España. Siguiendo los requisitos de la Comisión Europea, cada instrumento será valorado antes del canje a partir de un modelo estándar que tendrá en cuenta estas características, así como unas tasas de "descuento exigentes", añade.

Una de las cuatro nacionalizadas, BFA-Bankia, ya ha informado de que prevé generar 6.500 millones en capital con el canje de preferentes y deuda subordinada por acciones. En concreto, ofrecerá un descuento del 39% para los titulares de preferentes, del 46% para los tenedores de deuda subordinada a perpetuidad y del 14% para los que tengan este mismo tipo de bonos a vencimiento. En cuanto al resto, Novagalicia ha aliviado su carga de preferentes tras retribuir a algunos compradores con el arbitraje de la Xunta de Galicia. Aun así, le quedan todavía unos 1.000 millones, que se canjearán por acciones a un precio pendiente de fijar.

Catalunya Banc tiene unos 500 millones de euros en deuda subordinada y preferentes. Una portavoz del banco precisa que, al margen de los acuerdos a los que ha llegado con la Generalitat para someter algunos casos al arbitraje, la devolución de parte o todo dinero de las preferentes será un asunto que deberá abordar su futuro comprador. En cuanto al Banco de Valencia, que ha pasado ahora a ser propiedad de Caixabank ya que su futuro en solitario no era viable, el Banco de España advierte de que en su caso las pérdidas serán superiores a la media.

Para la Comisión Europea, los inversores, ya sean accionistas, bonistas o propietarios de cualquier otro tipo de estos productos conocidos como "híbridos" en el sector, deben asumir el riesgo de su apuesta participando en la factura del rescate, ya que si se exigen fondos a los contribuyentes para sanear a las entidades es legítimo reclamar que los esfuerzos sean compartidos. No obstante, el caso español de las preferentes es singular en la medida en que estos productos se vendieron de forma masiva entre particulares y pequeños ahorradores, y no entre inversores profesionales.

A este respecto, la CNMV maneja 17 expedientes contra entidades financieras por la comercialización "irregular" de las preferentes, ya que se abusó de la confianza de los clientes en su caja de toda la vida. En algunos casos, de hecho, se llegó a colocar estos productos financieros complejos, que son a perpetuidad y que pagan un interés condicionado a que la entidad obtenga beneficios, a analfabetos y a personas que no cumplían con el preceptivo perfil de riesgo.

Más información