Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conthe afirma que los inversores “se tienen que tragar” las preferentes

El antiguo presidente de la CNMV cree que los afectados fueron víctimas "de la mala suerte"

Defiende que el regulador "no podía poner un guardia civil en cada oficina bancaria"

Manuel Conthe, en un acto de 2007 cuando era presidente de la CNMV.
Manuel Conthe, en un acto de 2007 cuando era presidente de la CNMV.

Manuel Conthe, expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha asegurado hoy que los inversores en productos financieros "complejos" como las participaciones preferentes son víctimas de "un factor de mala suerte" que "nadie preveía" y que, ha dicho, "se tienen que tragar". El regulador tiene en marcha o prevér abrir un total de 17 expedientes por la venta a minoristas de estos productos de forma irregular.

En declaraciones a los medios antes de impartir una charla en Vigo sobre la crisis económica, Conthe ha exculpado a la CNMV de la actual problemática de las preferentes y la deuda subordinada al recordar que "hasta cierto punto" supervisó la colocación de estos productos, pero "siempre un poco a posteriori", ha matizado en su intervención en la ciudad gallega. En esta comunidad, por cierto, se ha generado un fuerte movimiento social en contra de lo que denuncian como abusos de las entidades en la comercialización de estos productos.

A este respecto y sobre las irregularidades cometidas por las entidades, que colocaron preferentes a ahorradores sin el perfil adecuado y, en algunos casos, incluso a anafalbetos, Conthe ha empleado el argumento de uno de sus sucesores, Julio Segura. Según ha declarado, la CNMV "no podía poner un guardia civil en cada oficina bancaria para ver si aplicaba con rigor el test de conveniencia e idoneidad" a los clientes.

Ha abundado en que "nadie preveía" la actual coyuntura económica ni "podía imaginar" que los tipos de interés "iban a bajar tanto". En su opinión, ha habido "muchas sorpresas" que, entre otras cuestiones, ha propiciado "un comportamiento mucho peor de lo imaginado" para "muchos valores", y en consecuencia, "ha frustrado muchas expectativas".

De ahí que haya deducido que hay "un elemento de mala suerte" que los inversores "se tienen que tragar", aunque ha apostillado que la CNMV también ha abierto expedientes sancionadores por la "mala comercialización" de productos de riesgo.

Tras la intervención del organismo regulador en 2011, se canjearon 17.000 millones de preferentes por títulos, aunque quedan 5.500 millones de preferentes en manos de inversores minoristas pendientes de cambio.