TURISMO CRUCEROS

España, el único mercado de la naviera NCL que "ha pasado apuros" este año

Fotografía facilitada por la agencia de Relaciones Públicas Marco de Comunicación del vicepresidente de la naviera Norwegian Cruise Line (NCL), Francis Riley, que en una entrevista con Efe, ha asegurado que España ha sido "el único mercado" de la naviera Norwegian Cruise Line (NCL) que "ha pasado apuros" en 2012.
Fotografía facilitada por la agencia de Relaciones Públicas Marco de Comunicación del vicepresidente de la naviera Norwegian Cruise Line (NCL), Francis Riley, que en una entrevista con Efe, ha asegurado que España ha sido "el único mercado" de la naviera Norwegian Cruise Line (NCL) que "ha pasado apuros" en 2012.EFE

Así lo aseguró el vicepresidente de la naviera, Francis Riley, en una entrevista con Efe en Madrid, donde ha participado en el foro International Cruise Summit de 2012.

El vicepresidente de NCL, compañía que cuenta en la actualidad con una flota de once buques, explicó que antes de que arrancara el año 2012, el mercado en España se veía "muy sólido" y recordó que hace justo un año él mismo se mostraba "muy optimista".

"Entonces llegó enero", cuando se produjo el naufragio del crucero Costa Concordia, en el que fallecieron 32 personas.

"Un montón de gente dejó de reservar después de ese incidente", asegura Riley, que explica, no obstante, que a la evolución del mercado español han contribuido otros factores, como "el deterioro de la situación económica, un desempleo más elevado, las medidas de austeridad y la incertidumbre".

Cuando comenzó el periodo de verano, continuó, "España tenía una caída de doble dígito, superior al 10 %", por lo que su naviera puso en marcha en ese momento una serie de acciones relativas a los precios, con bajadas y promociones.

El mercado "regresó en España, pero regresó muy tarde" y ahora se mantiene plano, añadió.

No obstante, Riley consideró que su compañía ha ganado cuota de mercado en España, porque el sector en su conjunto "está cayendo".

"Cuando se presenten los resultados de 2012, al final del primer trimestre del próximo año, se verá que nuestra cuota de mercado se ha incrementado en 2012", previó.

Por ello, a su juicio, la situación de su naviera en volumen de viajeros "está bien", no tanto en cuestión de precios.

Tras reconocer que ha habido presión para que la naviera moviera sus barcos desde el Mediterráneo hacia otros destinos, Riley expresó su convencimiento de que su compañía tiene "una oportunidad" para seguir creciendo y que, para ello, debe garantizar su presencia en ese mar.

NCL, fundada en 1966, está llevando a cabo en 2012 el mayor despliegue de su historia en aguas europeas, con 4 barcos navegando en Europa (3 de ellos con salida desde Barcelona).

El barco más moderno de la flota, el Norwegian Epic, ha navegado desde y hasta Barcelona durante este verano y Riley manifestó su compromiso de que vuelva a hacerlo durante la temporada estival de 2013 y 2014.

El vicepresidente de la naviera, que cuenta entre sus principales mercados, en volumen de pasajeros, al Reino Unido, Alemania, España e Italia, se mostró prudente con respecto a la evolución de su compañía en 2013. "Ojalá tuviera una bola de cristal", bromeó.

A su juicio, será dentro de un mes, cuando comiencen las primeras campañas de reserva para la temporada de verano de 2013, cuando tengan "un buen indicador" de como se va a comportar el próximo año.

La compañía ha llegado a un acuerdo para la construcción de dos nuevos barcos con capacidad para 4.000 pasajeros cada uno: el Norwegian Breakaway, que se entregará en la primavera de 2013, y el Norwegian Getaway, que será entregado en la primavera de 2014.

Riley se mostró encantado con la liberalización de los horarios comerciales aprobada por el Gobierno en once ciudades turísticas, entre ellas Barcelona y Sevilla, con el objetivo de aprovechar los potenciales compradores que suponen los millones de visitantes que llegan a España cada año.

"Son buenas noticias", respondió categórico".

Normas
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS