Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRESTIGE JUICIO

Ecologistas en Acción advierte de que el "Prestige" puede volver a repetirse

Miembros de las fuerzas armadas y voluntarios desplegados en la costa gallega entre Corcobión y Lira retiran el chapapote vertido por el Prestige y recogido en esta zona con contenedores y tractores EFEArchivo Ampliar foto
Miembros de las fuerzas armadas y voluntarios desplegados en la costa gallega entre Corcobión y Lira retiran el chapapote vertido por el Prestige y recogido en esta zona con contenedores y tractores EFE/Archivo EFE

"No estamos preparados para decir 'Nunca mais'"; se mantiene el mismo riesgo, ha subrayado el coordinador de Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber, durante la presentación de las actividades de su ONG con motivo del próximo juicio del Prestige, que comienza el día 16.

En esta causa están acusados el capitán del buque, Apostolos Mangouras; el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, y el primer oficial, Ireneo Maloto, por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, daños y desobediencia-resistencia, así como el entonces director general de la Marina Mercante José Luis López-Sors González, por un delito contra el medio ambiente y daños.

Entre las lecciones no aprendidas, Oberhuber ha señalado "la impunidad" de los responsables políticos -hubo un desastre "pero las decisiones políticas lo agravaron"-; las banderas de conveniencia siguen existiendo -lo que hace "más difícil" castigar a los verdaderos culpables-; y no hay operativo ni un solo plan de contingencia del Estado para evitar este tipo de accidentes.

Además, aún se desconocen en su globalidad "las consecuencias ambientales del vertido", así como las afecciones a la salud de voluntarios.

Los estudios existentes se refieren "a especies y zonas muy concretas, pero no hay un informe global del impacto sobre los ecosistemas" ni de los daños sobre la salud, ha dicho Oberhuber, uno de los miles de voluntarios que en 2002 ayudaron a la recogida de 77.000 toneladas de fuel vertidos por el "Prestige" en las costas de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco.

Tras preguntarse si el país "está condenado" a vivir un nuevo Prestige, Oberhuber ha dicho que los estudios sobre los daños a la salud han llegado tarde y no se advirtió a pescadores y voluntarios del riesgo que corrían: sólo teníamos "buena voluntad", una mascarilla de tela que finalmente se demostró inservible y unos guantes de fregar.

Según el coordinador de Ecologistas en Acción, aún hay chapapote depositado en el fondo marino y en zonas arenosas; el buque vertió 77.000 toneladas y se recogieron más de 90.000 toneladas, de las cuales más de las dos terceras partes "eran piedras, agua y arena".

Entre las actividades previstas con motivo del juicio y el décimo aniversario, figura la apertura de un perfil de Facebook (Yo limpié chapapote) donde todos los voluntarios pueden compartir sus vídeos, fotos y recuerdos.

Y el próximo día 16 comienza la ciber-acción "Yo acuso" para expresar "quién debería estar sentado en el banquillo", ha explicado Nerea Ramírez, otra de las coordinadoras de la organización ecologista.