Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular cae un 6% en Bolsa tras anunciar la ampliación de capital

El banco sopesa un descuento de entre el 40% y el 60% para captar inversores

La entidad espera realizar la operación a mediados del próximo noviembre

Indicadores del Popular en la Bolsa de Madrid, durante el periodo en el que han estado suspendidos sus títulos
Indicadores del Popular en la Bolsa de Madrid, durante el periodo en el que han estado suspendidos sus títulos

A grandes males, grandes remedios. Tras una larga reunión del Consejo de Administración y de la comisión ejecutiva del Banco Popular, la quinta entidad financiera, el banco decidió ayer aprobar una ampliación de capital de hasta 2.500 millones. El montante exacto se decidirá pronto tras sondear el apetito del mercado, pero se quiere tomar una medida que despeje todas las dudas sobre el futuro. En la Bolsa, la respuesta que han dado los inversores a los planes de saneamiento de la entidad no ha sido positiva. Tras tres horas suspendidas de cotización, las acciones del Popular han regresado al parqué con una fuerte caída de hasta el 12%, aunque ha moderado el batacazo a medida que avanzaba la sesión y, al cierre, se ha dejado un 6%, hasta los 1,596 euros.

La entidad ha contratado a Deutsche Bank como uno de los principales bancos de inversión del sindicato de aseguradores de la ampliación, aunque cuentan con otros 13 para buscar nuevos inversores. Según ha anunciado el director general corporativo y financiero del Popular, Jacobo González-Robatto, confían en realizar la operación a mediados de noviembre.

El banco presidido por Ángel Ron debe hacer frente a un déficit de capital de 3.223 millones que determinó la consultora Oliver Wyman, tras analizar el impacto que tendría en la entidad en una hipotética depresión económica entre 2012 y 2014.

La entidad suspenderá el pago de todos los dividendos de este año

Si el Popular, que tiene 86 años de historia, no lograra capital privado antes de diciembre, el Estado se lo inyectaría. Esto es lo quieren evitar a toda costa. El Consejo aprobó ayer una declaración del mantenimiento de la independencia de la entidad como principal objetivo. No obstante, si el Popular consiguiera unos 1.100 millones de capital privado, bajaría su presión porque tendría hasta junio de 2013 para lograr los 2.223 millones que le faltarían. A la vez, la entidad acelerará la venta de activos, tanto de negocios como de inmuebles, aunque es consciente de que en este momento es muy difícil obtener liquidez por esta vía, y ha decidido crear su propio banco malo para separar los créditos dañados.

Junto a la ampliación, el Popular, que prevé ganar este año 700 millones de euros, calcula en lograr 400 millones de la generación de beneficios y 300 millones de plusvalías por la venta de activos no estratégicos y recuperación de impagos fallidos.

El Popular estudia presentar las nuevas acciones con un descuento de entre el 40% y el 60% sobre la cotización actual. Las últimas ampliaciones, como la del Banco Sabadell, han tenido rebajas superiores al 50%. El viernes pasado los títulos de la entidad cerraron a 1,7 euros. La acción acumula ya un descenso del 50% en lo que va de año. El dividendo también sufrirá la apurada situación de la entidad. Según ha confirmado el banco esta mañana, se cancelan los repartos de dividendo pendientes que correspondan al ejercicio 2012. No obstante, la seguridad del equipo gestor es absoluta en la generación de beneficios que tiene la entidad, por lo que creen que tras esta ampliación, en próximos ejercicios podrán devolver a los accionistas el exceso de capital. La entidad cree que Oliver ha sido más severo en sus proyecciones que el consenso de los analistas.

La ampliación de capital fue bien acogida por el consejo, en donde está representado alrededor del 40% del capital de banco. Entre los accionistas destacan Allianz, los franceses de Credit Mutuel, la Fundación Pedro Barrie de la Maza y la Sindicatura de Accionistas, compuesta por un grupo de ejecutivos de la entidad, que agrupa al 14% de las acciones. Aún no hay una respuesta concreta sobre qué parte de la ampliación será suscrita por los consejeros accionistas, pero se espera un fuerte respaldo, en coherencia con su determinación de seguir siendo independientes. Su respuesta será clave para animar al mercado. Los accionistas que no acudan verán diluida su participación hasta el 50% o más.