Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banco Popular ya es ‘bono basura’ para las tres agencias de calificación

Fitch también le reduce la nota por los efectos de la crisis inmobiliaria y la prolongada recesión

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron.
El presidente de Banco Popular, Ángel Ron. GORKA LEJARCEGI

La agencia de calificación crediticia Fitch ha rebajado la nota de Banco Popular a bono basura. Concretamente, ha rebajado su calificación a largo plazo dos escalones, desde BBB- a BB+, con perspectiva estable. La firma es así la última en degradar la deuda de la entidad, que ya era considerada bono basura para Moody's y para Standard& Poor's, las otras dos grandes firmas de calificación de riesgos. Para la primera, los bonos a largo plazo del Popular son de calidad Ba1 y para la segunda, BB+, ambas dentro del bloque de las inversiones que están recomendadas solo a especuladores.

Fuentes del Banco Popular destacan que la entidad no necesitará ayudas públicas para superar la crisis

Fitch menciona como causas de su decisión los efectos que la crisis inmobiliaria puede tener en el banco a pocos meses de que se cree el banco malo y la prolongada recesión que afecta sobremanera a España. Otra de las causas son las obligaciones de provisionar inversiones relacionadas con el ladrillo, al que la agencia recuerda que la entidad tiene una alta exposición.

Aunque la entidad presidida por Ángel Ron intentará captar capital y generar ganancias mediante la venta de activos no estratégicos, Fitch muestra dudas sobre la posibilidad de que su capital aumente sustancialmente a corto plazo. En cuanto a las ganancias previstas, el comunicado de la agencia señala que unas "son más tangibles que otras".

Banco Popular ya es ‘bono basura’ para las tres agencias de calificación

Fitch destaca la dependencia de Popular de las fuentes de financiación mayorista en un momento de dificultades de mercado. Por otro lado, la firma destaca la fortaleza del negocio de Popular, sobre todo con pequeñas y medianas empresas, lo que ha apoyado la generación de beneficios antes de provisiones a lo largo de los años, y a lo que se añade su buena trayectoria de eficiencia.

Fuentes oficiales de Banco Popular consultadas por Europa Press recalcan que los argumentos negativos que esgrime Fitch para justificar su decisión "son sobre todo externos: la recesión y la crisis inmobiliaria". Además, desde el banco que preside Ángel Ron recuerdan que Fitch reconoce la fortaleza de Banco Popular, al pronosticar que afrontará las provisiones por su propios medios, y subrayan que el banco "no necesitará ayudas públicas al contrario que otras entidades".