Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Eurogrupo impondrá recortes “muy duros” a España para reducir el déficit

Juncker insiste en una entrevista en televisión en que el país debe cumplir sus compromisos

Guindos conversa con Juncker en el reciente Eurogrupo.
Guindos conversa con Juncker en el reciente Eurogrupo. EFE

España sigue siendo el monotema en las capitales europeas. Solo se habla de si el Gobierno pedirá un nuevo rescate o no, de cuándo lo hará, y de qué condiciones conllevará este bálsamo con el que rebajar la prima de riesgo. Este martes fue el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, el que intervino en el debate para dejar claro que las ayudas se pagan caro. Aseguró que los países del euro impondrán exigencias “muy duras” al Gobierno de Mariano Rajoy para cumplir con su compromiso de ajustar las cuentas públicas.

No es casual el medio elegido para estas declaraciones. Juncker hablaba en la televisión de Baviera, uno de los Estados alemanes más conservadores y en el que los préstamos a los países del sur despiertan más resquemores. El presidente del Eurogrupo aseguró que España tendrá que impulsar reformas estructurales y aprobar ajustes presupuestarios para reducir el déficit este año al 6,3%.

Estas palabras chocan con el discurso oficial del Gobierno. El pasado fin de semana en Chipre, el ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo en público que las próximas reformas y el Presupuesto para 2013 no implicarán nuevos sacrificios para los ciudadanos. Aunque en la reunión a puerta cerrada con sus colegas de la zona euro matizó estas palabras.

Pero las dudas sobre España no giran solo en torno a su capacidad para ajustar sus finanzas en los plazos previstos. Media Europa espera a que Rajoy haga un movimiento para aclarar si finalmente pedirá un segundo rescate —después del destinado a la banca, el que trata de devolver la calma al mercado de deuda— y, sobre todo, cuándo lo hará. Un día después de que el comisario europeo Joaquín Almunia advirtiera al Gobierno de que si mantiene la incertidumbre las tensiones podrían volver, la banca internacional apunta en la misma dirección.

El director gerente del Instituto de Finanzas Internacionales, Charles Dallara, recomendó este martes a España e Italia pedir cuanto antes la ayuda europea para evitar que fracase el programa de compra de deuda anunciado por el Banco Central Europeo (BCE) en agosto. “El BCE fue muy valiente, pero no servirá de nada a menos que España o Italia soliciten el apoyo de un programa económico de la UE y del Fondo Monetario Internacional”, afirmó este martes desde Pekín.

José Manuel González-Páramo, exconsejero del BCE, también reclama una decisión ya. “Es mejor pedir la ayuda ahora que cuando se está contra la pared porque la prima de riesgo se ha escapado de control”, aseguró en Onda Cero.

Mientras la Comisión y la banca internacional piden a Rajoy que se decida, la patronal española le recomienda que no se precipite. “Una equivocación perjudicaría mucho más que un retraso en la decisión”, dijo Alberto Nadal, vicesecretario general de la CEOE. La disposición del BCE a comprar deuda concede, según Nadal, un margen de tiempo para que el Gobierno evite pedir la ayuda si la situación “se encauza” o para alcanzar “un buen acuerdo” si no hay otra salida.

La patronal considera que lo más importante ahora es reducir la prima de riesgo, a lo que contribuirá el organismo que encabeza Mario Draghi. “Pero hay otra parte de la prima de riesgo que se reducirá si España hace los deberes propios”, añadió el también hermano gemelo de Álvaro Nadal, el influyente director de la Oficina Económica de Moncloa. Mientras, el Gobierno nada en la indefinición. “No sería responsable tomar una decisión a bote pronto sin saber todos los detalles. Se tomará cuando las cosas estén atadas y bien atadas”, zanjó este martes en Telecinco la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.