Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPAÑA BANCA

El Tesoro inyecta 6.000 millones en el FROB para reforzar Bankia

Bruselas autoriza la inyección de 4.500 millones del FROB a BFA-Bankia

Una bandera de la comunidad madrileña ondea ante la sede de Bankia en Madrid. EFEArchivo Ampliar foto
Una bandera de la comunidad madrileña ondea ante la sede de Bankia en Madrid. EFE/Archivo EFE

El Estado ha cumplido lo estipulado y ha inyectado deuda pública por valor de 6.000 millones en el capital del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Parte de esta emisión, 4.500 millones, irá al capital del grupo BFA-Bankia, que podrá convertirlo en metálico al descontarlo en el Banco Central Europeo (BCE). Aun está pendiente de decidir si será el propio BFA, la matriz del grupo y el banco malo, el que acuda a Fráncfort o será su filial, Bankia, la que lo haga.

Para cumplir el objetivo anunciado por el Gobierno, se ha realizado una operación que ha empezado por una transferencia de la cuenta que tiene el Tesoro público en el Banco de España por valor de 6.000 millones al FROB. Después, el Tesoro ha hecho una colocación privada de letras y obligaciones por 6.000 millones de euros que han sido suscritos únicamente por el FROB. Así, el capital de este organismo ha pasado de 9.000 a 15.000 millones de euros.

 En resumen, el Tesoro ha dejado el dinero y después ha recibido las letras y obligaciones que él mismo ha emitido, por lo que la operación es neutra para él. El que de verdad financia el reforzamiento del capital de BFA-Bankia será el BCE, que se queda con las letras del Tesoro y entrega euros, es decir, asume el riesgo de solvencia de la deuda pública española.

Esta emisión se ha producido después de que el FROB acordara la pasada semana, con carácter inmediato, una inyección de capital en el grupo BFA-Bankia por 4.500 millones. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri ha tenido pérdidas por 4.448 millones hasta junio, que han dejado el nivel de solvencia de la entidad por debajo del mínimo exigido. En principio, estaba previsto que fuera Bruselas la que inyectara este dinero por el trámite de urgencia, pero finalmente se negó porque quería conocer más detalles de la situación financiera de Bankia. Además, la Unión Europea prefería no tocar el EFSF (el fondo de rescate europeo) hasta que no estuviera aprobado por los parlamentos de todos los países implicados.

Hoy se conocerán los detalles de la operación, aunque se sabe que el Tesoro ha colocado letras a seis meses y un nuevo tramo de obligaciones, con cupón del 4,30% y vencimiento el 31 de octubre de 2019, y cupón del 4,85% y vencimiento el 31 de octubre de 2020.

Además, desde Bruselas, la Comisión Europea (CE) ha dado luz verde de forma temporal a la inyección. Según ha explicado el Ejecutivo comunitario en un comunicado de prensa, la ayuda "reforzará la posición de capital del grupo BFA y asegurará su acceso a distintas fuentes de financiación".

Bruselas recuerda también que la autorización es temporal y que debe venir acompañada de un plan de reestructuración de la entidad, que el Gobierno de Madrid se ha comprometido a entregar a tiempo para que la Comisión pueda aprobarlo en noviembre de este año. Ya tras el anunció de la inyección, el FROB recibió el respaldo político de la CE, que se declaró "completamente de acuerdo" con la decisión.

La de este lunes es la autorización formal de los servicios de Competencia, dirigidos por el español Joaquín Almunia, que deben autorizar las ayudas públicas que se dan en la Unión. El apoyo de 4.500 millones de euros concedido por el FROB a Bankia llegó después de que el banco anunciase unas pérdidas de 4.448 millones en el primer semestre del año y a la espera de que llegue el primer tramo de la ayuda europea acordada por España con sus socios para la recapitalizción de entidades en apuros.

La inyección de dinero europeo en BFA-Bankia, según confirmó la pasada semana el Eurogrupo en un comunicado, deberá llegar en noviembre, cuando se apruebe el plan de reestructuración del banco. Además de a Bankia, esa primera parte de la asistencia de hasta 100.000 millones de euros pactada por la eurozona servirá en principio para recapializar al resto de entidades que están bajo el control del FROB: Catalunya Banc, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. España hasta el momento no ha hecho uso del anticipo de 30.000 millones de euros, que Europa había puesto a su disposición para cubrir necesidades urgentes antes de que estuviese listo el primer tramo de la  ayuda, durante el otoño.