Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea pide salarios mínimos que permitan vivir dignamente

El Ejecutivo de Bruselas demanda que los ajustes no erosionen el tejido social

Durão Barroso en el congreso del Partido Popular Europeo  en Florencia (Italia). Ampliar foto
Durão Barroso en el congreso del Partido Popular Europeo en Florencia (Italia). EFE

En medio de la gran oleada de ajustes fiscales que vive Europa, la Comisión Europea (CE) ha alzado la voz para tratar de mitigar los efectos de las políticas de austeridad que atenazan el mercado laboral de muchos países de la Unión.

En el marco de la iniciativa Jobs for Europe, que ha reunido estos días en Bruselas a altos representantes de las instituciones comunitarias, el comisario de Empleo y Asuntos Sociales, László Andor, se vió forzado a defender la existencia de un sueldo mínimo en todos los Estados de la Unión Europea: “Todo el mundo debe disponer de un salario que le permita vivir por encima del umbral de la pobreza”. Esta declaración refleja el nivel de preocupación de la Comisión ante unas políticas de ajuste que a día de hoy no han dado sus frutos. Por el contrario, el desempleo ha llegado a techos difíciles de recordar en las últimas décadas, especialmente en España. Al respecto, Andor reconoció que “si bien las reformas y ajustes son necesarios, deben ser aplicados de un modo socialmente sostenible”.

Pese a estas advertencias, lo cierto es que la Comisión está dotada de pocas competencias en el ámbito laboral y su actuación en materia de salarios se ve reducida a aconsejar a los Estados. Durante los dos últimos días han debatido sobre las medidas que podrían tomar para poder incrementar la oferta de empleo en Europa. El presidente del Ejecutivo, Durão Barroso, reconoció que para lograrlo “necesitamos una fuerte presencia social y laboral en el futuro presupuesto de la Unión Europea” al tiempo que László Andor pedía a los Estados mayores esfuerzos educación, formación e innovación, que paradójicamente en nuestro país han sufrido como ningún otro ámbito los embates del dogma de la austeridad.

El paquete de iniciativas que presentaron el pasado mes de abril, también hace alusión a la necesidad de diseñar un mercado laboral europeo unido que permita la movilidad de trabajadores entre países. En este punto resaltan la importancia de garantizar a los jóvenes que “estarán trabajando, en prácticas o estudiando una vez que terminen sus estudios”. Para ello, el Ejecutivo considera indispensable mantener y reforzar el Fondo Social Europeo y la Política de Cohesión.