Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno adapta la legislación para potenciar las exportaciones de armas

Defensa intermediará en las operaciones entre los países extranjeros que compran armas en España y las empresas suministradoras

El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha incluido un “nuevo mecanismo de apoyo a la exportación” que “permitirá una participación más activa del Ministerio de Defensa en la gestión de programas destinados a la exportación” en el Real Decreto sobre Liberalización del Comercio y Determinados Servicios, publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El Gobierno modifica su legislación para que Defensa haga de intermediario de las operaciones entre los países extranjeros que compran armas en España y las empresas suministradoras. De esta forma, aporta garantía jurídica a ambas partes y mantiene el control del comercio exterior de material de defensa.

El cambio normativo se produce la misma semana en que el Estado se compromete a garantizar la venta de 250 carros de combate a Arabia Saudí, que no quiere comprar directamente a las empresas fabricantes.

El objetivo fundamental, señala el decreto, busca “afrontar las carencias advertidas en el sector industrial de la defensa caracterizada por la contracción del gasto español en este sector esencial de la actividad económica del país, el aumento de la demanda internacional en materia de defensa, la creciente competencia internacional y la existencia de un interés declarado, por parte de ciertas potencias emergentes de que sea el Gobierno español su único interlocutor en la adquisición de material de defensa”.

Para ello, el Gobierno refuerza el papel del Ministerio de Defensas en las relaciones que mantiene con el Gobierno solicitante de material bélico y, por otra parte, con las empresas españolas suministradoras. De esta forma, se refuerza la garantía jurídica para los países demandantes de este suministro mientras que se evita la responsabilidad patrimonial del Estado. Esto “permite transmitir de manera directa entre los contratistas y el Gobierno extranjero las responsabilidades y riesgos de los contratos”.

El nuevo mecanismo prevé la apertura de cuentas con fondos del país o Gobierno extranjero interesado en estos productos bélicos y el Gobierno español es el único habilitado para extraer los fondos. Este tipo de contratos denominados “de Gobierno a Gobierno” es común en el comercio internacional de armamento.