Las acciones de Bankia acentúan sus caídas en Bolsa tras la salida de Rato

La entidad ha terminado el día con una bajada del 4,76% Durante la jornada ha llegado a ceder más del 9%, pero ha moderado su desplome

El castigo a Bankia en la Bolsa se ha acentuado hoy tras la salida forzada de Rodrigo Rato y a la espera de conocer los detalles del plan de saneamiento que ultima el Gobierno para desatascar la estrategia de salida de la crisis. A diferencia de la jornada del lunes, cuando se conoció la dimisión del exvicepresidente del Gobierno y antiguo director gerente del FMI, este martes también está abierto el mercado de Londres, el más importante de Europa. Los títulos han terminado el día con una caída del 4,76%, a pesar de que el Ibex ha logrado cerrar en verde, con un alza del 0,8%

A pesar del cierre en rojo, el final de la jornada no ha sido para Bankia tan dramático como aventuraba la hora de la apertura, cuando las acciones de Bankia han llegado a ceder un 9,2%, con lo que el precio de sus títulos ha bajado a 2,1 euros. A este precio, el recorte frente a su salida a Bolsa, realizada el pasado julio a 3,75 euros por acción y a la que acudieron un importante número de pequeños ahorradores, aumenta hasta el 42%. No obstante, tras la primera avalancha de compras, el descenso se ha moderado al entorno del 5,9% (13.45) y ha acabado en el 4,76%.

Este lunes, en un día de fuertes subidas en todos los parqués y especialmente bueno para el sector financiero, Bankia cedió un 3,26%, hasta alcanzar el mínimo de 2,37 euros después de publicarse en EL PAÍS la decisión del Gobierno de poner en marcha un plan de sanenamiento de la entidad que incluía una importante inyección de dinero público de hasta 10.000 millones de euros y cambios en su gestión.

En ningún momento desde que empezó a la semana y pese a las noticias de vital importancia que se conocieron, la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha decidido suspender la cotización de Bankia.

El origen del correctivo, apuntan los analistas consultados por Bloomberg, está en la incertidumbre que rodea el futuro de la entidad y a su matriz, Banco Financiero y de Ahorro (BFA). Las advertencias sobre la situación de Bankia, de hecho, han llegado incluso desde la que fuera la antigua casa de Rato, el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el informe quinquenal del organismo sobre el sector bancario, (aun sin citarla expresamente) Bankia salía muy mal parada. La publicación de este documento fue impulsado por el Ministerio de Economía, lo que recrudeció las tensiones entre su número uno, Luis de Guindos, y el que fuera su superior en el Ministerio entre 2003 y 2004, Rato.

Más información
El Gobierno fuerza la dimisión de Rato en Bankia
Las guerras intestinas del PP se reprodujeron en la gestión de la caja
Bankia o cómo caer en Bolsa un 37% en 10 meses
Los activos problemáticos del grupo ascienden a 31.800 millones

El grupo, que ya recibió 4.465 millones de ayuda en forma de acciones preferentes del primer FROB, afronta la digestión de una pesada herencia de créditos problemáticos al sector inmobiliario, un lastre que asciende a 31.800 millones. Para ello, Rato ha hecho suya la opción preferida por el Gobierno de colocar al frente de la entidad a José Ignacio Goirigolzarri, el ex consejero ejecutivo del BBVA.

La principal incógnita que debe resolver el directivo vasco, que con toda probabilidad será nombrado este viernes, es cuánto dinero necesita Bankia-BFA para sobrevivir, así como cuál será el organigrama del grupo para que tenga viabilidad. No hay que olvidar que la matriz es un auténtico banco malo, del que cuelga la entidad cotizada, Bankia, en una interrelación de gran complejidad contable.

Fuentes del mercado no descartan que se fusionen BFA y Bankia para realizar un saneamiento global y clarificar la situación de las participaciones preferentes, emitidas por la matriz. Esta opción, desde el punto de vista del accionista, sería negativa, ya que diluiría aún más el valor actual de los títulos de Bankia.

También se baraja que BFA acabe desgajado como un banco malo, soportado por las ayudas del Estado. Ya tiene 4.465 millones en participaciones preferentes, remuneradas a más del 7,75%, lo que supone un pago importante de dinero. El decreto de Guindos permite inyectar préstamos del Estado convertibles en acciones cuando hay fusiones. Ahora no hay una fusión, pero quizá se encuentre una fórmula legal para ayudar a la entidad.

"La posibilidad de que el Gobierno español se convierta de forma directa o indirecta en un accionista de Bankia es negativa para su cotización, aunque ya está recogida en parte e su reciente trayectoria en bolsa", ha señalado el broker BPI en declaraciones recogidas por Reuters.

Sobre cuál será la decisión final del Gobierno, el Ministerio de Economía ha publicado un comunicado esta mañana en el que "desmiente rotundamente" que Bankia haya sido intervenida. "Lo que se ha producido es el anuncio del inminente cambio en la presidencia de la entidad y, a partir de ahora, el objetivo es ejecutar un plan de saneamiento, reestructuración y mejora del gobierno corporativo que garantice su viabilidad futura", añade antes de explicar que será el nuevo equipo de gestión dirigido por Goirigolzarri quien deberá presentar sus planes al Banco de España.

"El Gobierno apoyará a la entidad, en todo lo que sea necesario, para la consecución de estos objetivos", concluye.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS