Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cuarto de los accionistas de Barclays se quejan del salario de los directivos

Su presidente pide perdón por los sueldos y la política de comunicación en retribuciones

El director general de Barclays, Bob Diamond. Ampliar foto
El director general de Barclays, Bob Diamond. CARL COURT (AFP)

Los sueldos de los directivos bancarios dan que hablar durante la crisis. Las elevadas cifras que se embolsan los dirigentes de las entidades financieras son criticadas con vehemencia, sobre todo desde el inicio de la crisis que ha traído consigo un fuerte debilitamiento de la banca. Los últimos en manifestarse han sido los accionistas de Barclays. El 26,9% de los tenedores de participaciones en la entidad han votado esta mañana en contra del sueldo que han cobrado sus directivos en 2011.

Que un cuarto del accionariado muestre su disconformidad con estos salarios es significativo y el presidente de la entidad, Marcus Agius, ha entendido el malestar. Así, ha pedido perdón por los sueldos de los dirigentes y por la política de comunicación en este aspecto de la compañía. "El consejo de administración reconoce que el nivel de remuneración debe ajustarse a la nueva realidad del sector", ha asegurado. Para calmar los ánimos, también ha prometido incrementar los dividendos en el futuro.

El salario que ha sido más criticado por los accionistas de la entidad ha sido el del director general, Bob Diamond, y al que Agius se ha referido particularmente. A pesar del mal momento que atraviesa el sector financiero, Diamond cobró 17,7 millones de libras (cerca de 22 millones de euros) a finales de 2011, un hecho que ha provocado las protestas de accionistas tan influyentes como la Asociación de Aseguradoras Británicas (ABI). "Me disculpo y os prometo que cambiaremos esta situación a partir de ahora", ha indicado Agius.

Barclays ya ha empezado a dar los primeros pasos por esta senda para hacer ver que sus palabras no caen en saco roto y tienen un reflejo en la realidad. De esta forma, Diamond ha "aceptado renunciar" a la mitad de su bonus anual de 2,7 millones de libras (3,3 millones de euros). Eso sí, ha aclarado que la medida solo se llevará a término si la compañía no alcanza algunos objetivos financieros este año.