Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Salazar deberán pagar 93 millones a Bankia por alterar las cuentas de SOS

La entidad entró en el grupo a "precios inflados" porque se ocultaron pérdidas

Jesús Salazar, expresidente de SOS, saluda a Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la patronal CEOE. Imagen de archivo Ampliar foto
Jesús Salazar, expresidente de SOS, saluda a Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la patronal CEOE. Imagen de archivo

El Juzgado de lo Mercantil número de 10 de Madrid ha condenado a Jesús Salazar Bello y a su hermano Jaime a pagar 92,23 millones al grupo Banco Financiero y de Ahorros (BFA)-Bankia por alterar las cuentas del grupo SOS y encarecer su entrada en el capital. Contra la sentencia, cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid. El juez concluye que “el valor de cotización de SOS estaba inflado ya que reflejaba beneficios que no eran reales” cuando entró Caja Madrid.

La sentencia afirma que ha quedado acreditado el daño causado a Caja Madrid, que fue la entidad que inició la inversión, así como la “actuación negligente de los administradores”, los hermanos Salazar. De ellos dice que no comunicaron los conflictos de interés que tenían en la sociedad y que “ocultaron datos al Consejos de Administración, impidiendo reflejar en las cuentas anuales la verdadera situación económica de la sociedad”.

“Los administradores”, continúa más adelante la sentencia, “a pesar de conocer los hechos que se les imputan no cumplieron con sus obligaciones legales”. La consecuencia de esta actuación, según el juzgado, es que Caja Madrid invirtió 149,15 millones de euros en acciones de SOS. “De haber conocido los hechos relevantes probados y que fueron ocultados al mercado y a la actora (Caja Madrid) y al consejo, se habrían adquirido a un precio muy inferior”, concluye el juez.

En enero de 2011, Caja Madrid, que lidera el grupo Bankia, incrementó su participación en SOS Corporación Alimentaria hasta el 18,37%, desde el 14,6% que controlaba antes, tras suscribir las tres ampliaciones de capital ejecutadas por la compañía a finales de 2010. Unicaja bajó del 12,6% al 11,35%. Estos movimientos permitieron la entrada de Ebro Foods con el 9,3%.

El juez dice que compraron acciones de SOS con dinero de la empresa

Para concretar el daño causado, los 92,23 millones, el juez determina probado que en las cuentas de 2007 no se informó de un contrato de derivados de carácter especulativo por valor de 125 millones. Estos derivados actuaban sobre operaciones de permuta financiera sobre tipos de interés y de opciones de venta sobre acciones del BBVA y el Banco Popular. Estas operaciones “suponían un riesgo bursátil de 125 millones”. SOS no lo comunicó en las cuentas de cierre de 2007, cuando ya había una pérdida de valor de 2,45 millones. En junio de 2008, el agujero ya había ascendido 30,8 millones, pero no se registró en las cuentas, según la sentencia.

Perdieron dinero con derivados sobre acciones del Popular y del BBVA

Las pérdidas se registraron el 27 de febrero de 2009, por un importe de 45,3 millones. Posteriormente, el 13 de mayo de 2009, se reformularon las cuentas de 2008 y se añadieron más pérdidas por 14,8 millones. Caja Madrid entró el 13 de enero de 2009, antes de conocerse todos estos problemas. Además, SOS traspasó 101 millones de la empresa a la sociedad Cóndor Plus, “vinculada a los hermanos Salazar” sin que apareciera en el balance. También quedó acreditado que más adelante Cóndor era la destinataria del desvío de fondos por 212 millones. Según la sentencia, con el dinero Cóndor se compraban acciones de SOS para elevar el precio de la acción entre 2008 y julio de 2009.

La conclusión es que los demandantes “ocultaron información relevante” “alteraron el precio en Bolsa de SOS por la adquisición de compañías controladas por los hermanos Salazar” con graves consecuencias.