_
_
_
_
_

La imagen de las carreteras

La compañía española Imago factura más del 75% en el extranjero Ha inundado las autovías y los campos de fútbol de pantallas y paneles luminosos

David Llinás, consejero delegado de Imago
David Llinás, consejero delegado de Imago

La empresa Imago le rodea, aunque quizá no se haya dado cuenta. Cuando va por la autopista conduciendo y se cruza con un cartel de aviso luminoso que le advierte de que debe reducir la velocidad, muy probablemente será de esta compañía de origen catalán. Comenzó en los ochenta, de la mano de un emprendedor dedicado a los paneles pequeños de leds (diodos luminosos). En los noventa, el negocio viró hacia los paneles de la autopista. Hoy trabajan con pantallas gigantes y siguen también en el negocio del tráfico. Venden en 25 países y facturan cerca de 40 millones de euros. Después de una expansión rápida, hacen un alto para digerir las compras y los nuevos mercados.

“Si te cruzas con un panel luminoso en una autopista, la probabilidad de que sea nuestro creo que debe ser del 90%”, cuenta Daniel Llinás, consejero delegado de la firma, en manos al cien por cien del conglomerado familiar Agroliment desde que la adquirió en 2006. Los primeros paneles que instalaron están en la ronda de Dalt, en Barcelona. “Con el boom de infraestructuras que hemos vivido en los últimos años, ya se puede imaginar el desarrollo enorme de la compañía”, explica Llinás. Su negocio no está únicamente en el tráfico. También en los campos de fútbol, por ejemplo. Los grandes estadios instalan publicidad móvil en pantallas pegadas al terreno de juego, donde se suceden las imágenes de marcas comerciales con la esperanza de que las cámaras capten esas imágenes entre las mejores jugadas.

“Hace años se buscaron elementos diferentes: complementar el tráfico con publicidad. Y de ahí, la empresa pasó a las pantallas gigantes”, cuenta el ejecutivo. La primera instalación perimetral que colocaron fue la del Manchester United. Su puesta de largo en el extranjero llegó en 2007. “Una cosa es vender fuera, lo que hacíamos desde el principio, y otra, ser internacionales. Ese año comenzamos un proceso de compras”. Se hicieron con Thomas, una firma alemana para llegar al centro y norte de Europa. En 2008 llegaron a EE UU, donde comercializan pantallas de tráfico y postes móviles con energía fotovoltaica.

El negocio en España se ha reducido a una cuarta parte de lo que era antes de la crisis

Actualmente facturan cerca de 40 millones y tienen una plantilla de 260 trabajadores. En 2010, las ventas fueron superiores y se acercaron a los 43 millones. “Pero la bajada del mercado español se notó. Aun así estamos contentos, porque lo hemos podido compensar”, señala.

Son fabricantes. Compran piezas que ensamblan, diseñan y producen sobre todo desde Moncada y Badalona (Barcelona), y envían al extranjero. A finales de 2008 se implantaron también en Brasil, donde tienen servicio comercial y capacidad de fabricación a través de una subcontrata. “Latinoamérica tiene un potencial enorme”, apunta el ejecutivo. Siguen apostando por la fabricación en España. “Si consigues economía de escala, es más fácil controlar la calidad aquí. Además, las garantías de plazos de entrega son mejores que con un proveedor”, razona. Tienen también una joint venture en la India desde 2009, con un fabricante local. El sector, dice, no tiene demasiado jugadores, especialmente en tráfico. Pero en el mercado del vídeo, China pisa muy fuerte.

Diseñan y producen principalmente desde sus fábricas en Cataluña

A pesar de que sus resultados los valoran como positivos, han decidido reenfocar su estrategia. En Europa, dice su consejero delegado, todavía hay mercados que les funcionan bien. Esperan crecer un 15% este año, y otro 10%, en EE UU. Pero España, opina, estará más parado. “El mercado, en tres años se ha reducido a una cuarta parte de lo que era. De nuestras ventas, el 75% llegan del extranjero”. En 2007, España era más del 60% de su negocio. “Afortunadamente nos pilló la crisis en plena internacionalización”, señala orgulloso. “Ahora queremos potenciar nuestra estructura en México y en Brasil. También queremos trabajar en la parte de ingeniería, con nuevas soluciones”, explica. “Queremos ampliar la gama”. La publicidad digital, por ejemplo, tiene mucho potencial, cree Llinás. Pantallas táctiles, conectadas a Internet, publicidad interactiva o que cambia según el clima y la hora por los sensores de luz o temperatura.

El 3% de las ventas lo dedicamos a I+D, con un equipo de 15 personas en España y 5 en EE UU. “Queremos seguir exportando a otros mercados, Oriente Medio, por ejemplo. Pero en el futuro. Ahora tenemos bastante. Hay que digerir todo lo que hemos hecho en solo cinco años, si queremos competir con éxito. De momento seguiremos creciendo, pero en los sitios donde estamos. Para lograrlo, hay que seguir innovando en producto”, adelanta.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cristina Delgado
Es subdirectora y se encarga de la edición digital de EL PAÍS. Antes fue redactora jefa de Economía, sección en la que se incorporó al periódico, en 2008. Licenciada en Periodismo y en Comunicación Audiovisual, ha realizado el máster UAM-ELPAIS y posgrados de información económica y gestión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_