Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco CAM eleva sus pérdidas hasta los 2.713 millones en 2011

Los números rojos de la entidad suben 1.000 millones en tres meses

Poco antes de las diez de la noche de ayer el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) hizo públicos los resultados de 2011 del Banco CAM en una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad, que el Banco de España se vio obligado a intervenir a mediados del año pasado y que fue adquirida por Banco Sabadell (único postor) en diciembre, cerró su último ejercicio en solitario con unas pérdidas de 2.713 millones de euros, según los datos facilitados a la CNMV. Esta cifra supone unas pérdidas de casi 1.000 millones de euros más que los datos declarados por el FROB para Banco CAM apenas tres meses antes. En septiembre de 2011 la entidad reconocía unas pérdidas de 1.731 millones en los nueve primeros meses del ejercicio. Dicho de otra forma, el Banco CAM perdió cada mes, entre septiembre y diciembre de 2011, una media de más de 327,3 millones de euros. La evolución de estos datos evidencia el deterioro que ha sufrido la entidad alicantina en los últimos meses.

Los datos hechos públicos ayer suponen, además, más del doble de pérdidas de lo que había registrado Banco CAM al finalizar el primer semestre de 2011, cuando reconoció unos números rojos de 1.135 millones de euros. Hasta el pasado mes de octubre, la antigua caja de ahorros sumaba ya los 1.893 millones de euros en pérdidas. El traspaso del Banco CAM al Banco Sabadell está previsto que se concrete de forma definitiva a lo largo del primer trimestre de este año.

Intervención del Banco de España

Desde que la CAM fue intervenida por el Banco de España, el pasado mes de julio, la entidad alicantina ha estado gestionada por un grupo de interventores nombrados por el organismo supervisor. El traspaso de poderes al Banco Sabadell se formalizará posiblemente en marzo.

A cambio de tomar el control, por el precio de un euro, de la caja de ahorros alicantina, que hasta que se inició la reestructuración del sector financiero era considerada la cuarta caja de ahorros española por tamaño, el Estado decidió aportar a través del Fondo de Garantía de Depósitos 5.249 millones de euros para sanear la entidad. Con la compra, el Sabadell asumió una entidad con una cartera de créditos dudosos de 24.000 millones de euros. No obstante, según puntualizó anoche la agencia EFE, la entidad disfruta de un Esquema de Protección de Activos, una especie de seguro que le protegerá en los próximos 10 años del 80% de los créditos fallidos.

La caída de la CAM tiene una vertiente judicial

Los datos presentados anoche por el Banco CAM contrastan diametralmente con los que presentó la entidad que en aquel momento presidía Modesto Crespo al cierre de 2010. Entonces, en plena reordenación del sector y cuando la caja aún hacía valer una teórica posición de fuerza por ser la cuarta caja de ahorros española, se presentaron unos beneficios de 244 millones de euros, un 11,7% menos que 12 meses antes. Una realidad que se debió a que el Banco de España permitió a las entidades que estaban inmersas en procesos de fusión (como ocurría precisamente con la caja alicantina, que en aquel momento avanzaba en la fusión con Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) dar a conocer unas cuentas que presentaban el deterioro de sus activos contra reservas propias. Pero el acuerdo a cuatro bandas saltó a última hora por los aires. Y en las cuentas de 2011, al fracasar la fusión fría que planeaba la CAM, el supervisor obligó a computar el mismo deterioro en la cuenta de pérdidas y ganancias, y no contra reservas.

La caída de la CAM tiene una vertiente judicial. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska investiga la contabilidad creativa puesta en marcha por la ex directora general de la caja Maria Dolores Amorós, despedida fulminantemente el 28 de septiembre por el FROB. La propia Amorós ha recurrido a los tribunales para defenderse contra su despido. La vista tendrá lugar el 24 de febrero.

Más información