Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La Fed retrasa la subida de tipos hasta final de 2014

El banco central de EE UU se fija un objetivo de inflación formal en el 2%. -La falta de una solución a la crisis en Europa diluye el optimismo de los últimos datos conocidos sobre la primera economía mundial

Nuevo golpe de efecto de la Reserva Federal justo cuando parecía que las cosas iban algo mejor en EE UU. Pero con la crisis europea pendiente de solución, el banco central no solo mantiene intacta la estrategia monetaria actual, sino que anticipa que los tipos de interés seguirán excepcionalmente bajos hasta final de 2014 en la primera potencia mundial. El pasado verano fijo esa posibilidad en el calendario a mediados de 2013 como pronto.

Es la primera reunión que se celebra bajo la nueva estrategia de comunicación anunciada a comienzos de mes por la Fed, para dar más transparencia al trabajo de la Reserva Federal. El banco central de EE UU señala en su comunicado que espera un crecimiento "modesto" y califica la tasa de paro de elevada.

Es decir, la Fed espera un lento proceso de crecimiento durante mucho tiempo. Y al mismo tiempo anticipa que la inflación estará por debajo de los niveles que sirven para preservar la estabilidad de precios. Eso le da margen de maniobra para seguir la pauta marcada. Solo hubo solo un disidente, Jeffrey Lacker, que se mostró contrario a ser tan preciso en el calendario.

Por primera vez, el organismo ha publicado las proyecciones que sus miembros hacen sobre la evolución de tipos. La transparencia es una buena idea. Sin embargo, tiene el riesgo de crear más confusión en el mercado si la comunicación no es clara y da pie a diferentes interpretaciones. Además, al final quien tiene el control de la política monetaria es el presidente Bernanke. En el detalle de las proyecciones que sus 17 miembros hacen de la evolución de los tipos de interés, cinco participantes quieren ver la subida en 2014 y cuatro retrasan esa eventualidad hasta 2015. Solo tres la quieren para este año y otros tres para el que viene. Los dos restantes no lo ven posible hasta 2016.

Más allá de las previsiones de los integrantes del comité, la guía que realmente vale para los inversores es el mensaje que aparece en el comunicado justificando su decisión. En ese corto documento vuelve a aparecer la mención de que los tipos seguirán cerca del 0% durante un periodo prolongando, cuyo final establece a finales de 2014. Sin embargo, la evolución del mercado laboral será clave para cumplir esta pauta.

Lo que está por ver aún es si un rendimiento mejor de lo esperado del lado de la economía podrá anticipar el golpe de timón. Los datos más recientes están siendo mejor de lo esperado. Pero en el mercado de bonos, la curva de los tipos a 10 años está estancada. La interpretación que se hace en Wall Street es que la Fed podría estar viendo el riesgo de una ligera contracción.

La crisis en Europa puede, sin embargo, trastocarlo todo si no se resuelve pronto y forzar a la Reserva Federal a adoptar nuevas medidas de estímulo. Entre las opciones que estaría sobre la mesa, reactivar la compra de deuda hipotecaria. Pero como en el seno de la Fed, en el mercado hay división sobre si habrá una nueva ronda de inyección de liquidez en EE UU.

La Reserva Federal introdujo además, por primera vez, un objetivo de inflación, que fija en el 2%, un nivel de referencia muy similar al que sigue el Banco Central Europeo. Hasta ahora se guiaba por una banda de referencia que iba del 1% al 2%. Y rebajó de nuevo sus proyecciones de crecimiento, hasta el 2,5% para este año. El paro rondará entre el 8,2% y el 8,5%.