Draghi defiende que la barra libre de liquidez a la banca ha evitado el colapso del crédito

El BCE cumple las expectativas y mantiene los tipos en el 1%.- Draghi valora los esfuerzos de los países del euro pero declina pronunciarse sobre las medidas de Rajoy y sobre la subasta de deuda.- Ve "signos" de estabilización económica en un bajo nivel

El Banco Central Europeo (BCE) no ha dado sorpresas y ha decidido mantener el precio del dinero en un nivel históricamente bajo. Los tipos de interés se quedan en el 1% a la espera de que las últimas medidas de estímulo surtan efecto, aunque, de momento, el resultado no ha sido muy alentador: el presidente del BCE, Mario Draghi, ha tenido que ver cómo la banca ha frustrado la apuesta del organismo para abrir el grifo del crédito. El sistema financiero ha guardado en la caja la gran mayoría del medio billón de euros a tres años que el BCE inyectó el pasado diciembre mediante la barra libre de liquidez.

Aun así, Draghi ha asegurado en la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno de la organismo que los bancos que han acudido a esa fuente de crédito no son los mismos que luego lo han depositado en el BCE. Las facilidades aprobadas en diciembre, ha advertido, "han evitado que la contracción del crédito fuera mayor". Esta sequía, ha añadido, "es visible en algunas partes de la zona euro y en otras no". "Este dinero circula en la economía y no sólo está en la facilidad de depósito del BCE".

Aun así, ha asegurado que "no hay nuevas medidas no convencionales necesarias" y las anteriores intentan ayuda a la banca y la reactivación del crédito.

Los analistas no descartan que el BCE opte por dos bajas de tipos en lo que queda de año, un 2012 en el que la zona euro puede volver a la recesión y la crisis de deuda soberana sigue castigando a los países. El patrón del BCE ha riterado que "la expansión económica" de la zona euro sigue "moderada" a causa de las tensiones de los mercados financieros, aunque ve algunos signo de "estabilidad en el nivel bajo". Pero ha puesto el acento del discurso en las reformas, el control del déficit y de la inflación.

"La presión de los costes y los salarios debe seguir siendo moderada y necesitamos mantener estabilidad en los precios como anclaje necesario para dejar la inflación en el entorno del 2%", ha advertido.

El patrón del BCE también ha hecho un llamamiento a los Gobiernos a "hacer todo lo posible" para corregir las desviaciones de déficit público, pero no dejar los esfuerzos en ese punto, sino acompañarlos de "reformas estructurales que estimulen el crecimiento y la creación de empleo". "Solo las políticas ambiciosas se granjean la confianza del sector financiero", ha remachado. Eso sí, también ha reconocido "avances sustanciales" en los países endeudados y considera que el mercado también los ha percibido.

Al ser preguntado por las últimas medidas de Rajoy, Draghi recordó que concarácter general evita pronunciarse sobre países en concreto, como previamente al ser preguntado sobre Italia o Irlanda, pero reiteró su análisis general de que ve países en la zona euro "que están aplicando serios esfuerzos de consolidación y serias reformas estructurales". "El progreso que estamos viendo en la zona del euro en los últimos cuatro o cinco meses es extraordinario", según Draghi.

A continuación, le lanzaron una segunda pregunta sobre si atribuía el éxito de la subasta de España a la inyección de liquidez del BCE del pasado mes de diciembre y Draghi, tras reconocer que la subasta había sido "favorable" y que en los mercados las rentabilidades de la deuda exigida a varios países había bajado, dijo que no había elementos suficientes para atribuir el resultado de la mejora a la barra libre de liquidez del BCE. En ningún momento dijo que lo visto en la subasta tuviese que ver con las últimas medidas del Gobierno.

El mantenimiento del precio del dinero, en un año -otro más- que se presenta aciago para los socios de la UE viene, no obstante, después de dos bajadas consecutivas, el 8 de diciembre y 3 de noviembre. Diferentes expertos argumentaban estos días por qué esperaban que el precio del dinero se quedase en el 1% estos días. Marian Fernández, de Inversis Banco, cree que la de enero es "una reunión de transición" para el BCE desde el punto de vista de los tipos de interés y de las medidas, ya que ha habido dos movimientos "muy próximos en el tiempo" y es momento de esperar a ver cómo repercuten en la economía.

Estratega de mercado de IG Markets Daniel Pingarrón también cree que el presidente del BCE mantendrá los tipos en el 1% actual, pero que va a preparar en su discurso una posible bajada de tipos en febrero o en marzo.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS