Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sindicatos y patronal acuerdan acabar con el 'macropuente' de diciembre

La patronal propone un crecimiento de los salarios "extremadamente moderado"

Una de las primeras consecuencias de la reforma laboral que prepara el Gobierno es que los trabajadores dejarán de disfrutar del macropuente que hace tres semanas encadenó un martes (6 de diciembre) y un jueves festivo. Si el Ministerio de Empleo acepta el preacuerdo al que han llegado patronal y sindicatos, tres festivos de los que establece el Gobierno central al año pasarán a celebrarse en lunes, según fuentes conocedoras de la negociación.

Los interlocutores sociales habían acordado en un principio que las fiestas que cambiarían de día serían el 15 de agosto -la Asunción de la Virgen-, el 1 de noviembre -Todos los Santos- y el 8 de diciembre -la Inmaculada Concepción-. Pero la CEOE objetó más tarde que los tres festivos estarían ligados a los acuerdos Iglesia-Estado firmados en 1979, por lo que, según fuentes sindicales, proponen que en lugar del 8 de diciembre se traslade a lunes el 6, día de la Constitución. El efecto, en cualquier caso, sería el mismo: romper el acueducto de diciembre, que en 2012 caerá en jueves y sábado. La Conferencia Episcopal prefiere esperar a conocer la propuesta final del Gobierno para anunciar su postura sobre el traslado de fiestas religiosas acordadas con el Estado.

La patronal también ha trasladado a los sindicatos su interés por acordar un crecimiento salarial "extremadamente moderado". Empresarios y sindicatos trabajan en el acuerdo de negociación colectiva para extender la moderación salarial a 2013 y 2014. Han planteado la posibilidad de revisar el acuerdo salarial para 2012, que establecía una subida de entre el 1,5% y el 2,5%.

Los representantes de los trabajadores ven casi imposible que el próximo 7 de enero, plazo que se dio el Gobierno para presentar la reforma laboral, se haya cerrado un acuerdo que englobe todos los aspectos que se están negociando.

Sí ven, en cambio, muy factible un pacto en aquellas áreas en las que las negociaciones van más avanzadas, como la mediación, el arbitraje, la formación y los festivos. La parte más dura de la reforma, los aspectos relacionados con la contratación principalmente, quedan para más adelante, ya que los puntos de acuerdo entre patronal y sindicatos son mucho menores.

Tras la entrevista que la ministra de Empleo mantuvo ayer con los presidentes de la CEOE, Juan Rosell, y Cepyme, Jesús Terciado, Fátima Báñez se ha visto esta mañana con el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y esta tarde hará lo mismo con el de UGT, Cándido Méndez. Se prevé que ambos encuentros tengan un carácter meramente protocolario, de inicio de conversaciones oficiales.