Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

General Motors abre la puerta al rediseño de la batería de su coche eléctrico

La agencia que regula la seguridad en carretera en EE UU investiga riesgos de incendio en el Chevy Volt

Dan Akerson lo admite públicamente, cuando no ha pasado aún una semana desde que la agencia de la seguridad vial en EE UU iniciara su investigación formal al Chevy Volt. General Motors podría tener que rediseñar las baterías que alimentan su coche eléctrico y evitar que se incendien en caso de accidente. El consejero delegado de la automovilística dice en una entrevista que por encima de todo se trata de garantizar la seguridad de sus clientes.

Se trataría de una medida para reducir el riesgo de que las baterías provoquen fuego, días después de producirse un accidente, como pasó en varias pruebas realizadas al vehículo. Los primeros problemas emergieron en mayo.

La investigación de la NHTSA, en todo caso, debe determinar antes si se trata de un defecto de fabricación. Un incidente que puede marcar por tanto la manera en la que el gigante de Detroit y el resto de la industria de la automoción desarrollan el coche eléctrico.

GM lleva vendidas unas 6.100 unidades del vehículo, con el que quiso marcar su nueva etapa tras emerger de la suspensión de pagos. Akerson insiste que "es seguro" y ha precisado que no se produjo ningún incidente en carretera. El efecto inmediato de la investigación al diseño de las baterías es que se suspende la entrega a Opel de la versión del Volt para Europa, bautizado con el nombre de Ampera. El coche se vende en EE UU por unos 40.000 dólares, algo menos de 21.000 euros.