Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

El PP desmiente que estudie pedir ayuda internacional como dice Reuters

Un fuente económica cercana al partido de Rajoy había asegurado a la agencia que la opción "está encima de la mesa" y apuntaba al FMI o al fondo de rescate

El futuro Gobierno español, que asumirá oficialmente los poderes a mediados de diciembre, estudia solicitar ayuda financiera internacional como una de las opciones para rehacer las finanzas del país, han afirmado a Reuters fuentes cercanas al PP. Sin embargo, un portavoz del partido dirigido por Mariano Rajoy ha negado a este periódico que barajen esta opción. "No existe ni siquiera futuro Gobierno, solo futuro presidente [del Ejecutivo] y no está en eso", ha asegurado.

La situación que va a heredar el PP es la de una economía al borde de la recesión, un ambicioso objetivo de reducción de déficit en 2012, crecientes costes de financiación en los mercados internacionales y un sector bancario en apuros por el deterioro de sus activos inmobiliarios. Ante este panorama, un asesor económico del partido había declarado a Reuters que se estudiaba la posibilidad de acudir a algunos de las diversas fuentes de asistencia financiera, ya fuera del FMI o del fondo de rescate europeo. "No creo que la decisión (de ayuda internacional) se haya tomado, pero claro, está encima de la mesa porque a mí se me ha preguntado por ello. Eso tiene sus tiempos. Necesitamos saber más acerca de la situación actual", citaba esta agencia.

Si España necesita fondos adicionales, añadía, sería políticamente preferible tomar esta decisión de forma autónoma y rápida en vez de verse obligado por los mercados a hacerlo. Las dos opciones que se han abierto en las últimas semanas ante el persistente deterioro de las condiciones en los mercados de financiación para gran parte de los socios de la eurozona pasan por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) o por la nueva línea de crédito del Fondo Monetario International (FMI).

El martes, el FMI incrementó sus instrumentos de préstamo y creó una línea de liquidez de seis meses con vistas a ayudar a los países que, con una política sólida, se estaban viendo afectados por la crisis de la deuda de la zona euro. El FMI no dijo qué Estados se podrían adherir a este programa, diseñado para actuar como "seguro contra shocks futuros" y planteado como "una ventana de liquidez a corto plazo" para hacer frente a sus necesidades financieras mas inmediatas.

Un asesor económico del PP dijo a Reuters que solicitar una línea de crédito con el FMI era solo una de las opciones que se estudian. De forma aislada, sería insuficiente y considerada como medida pasajera. "Si lo tenemos que hacer, lo tenemos que hacer ya", añadió. Al mimo tiempo, la propia Reuters destacaba que "una fuente oficial" del PP no quiso hacer comentarios a este respecto.

El lunes, un día después de la victoria en las elecciones, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, reveló que Mariano Rajoy había pedido a la canciller alemana, Angela Merkel, "ayuda de las instituciones europeas" para España. En concreto, más compras por parte del BCE de la deuda del Tesoro para mantener sus precios bajo control.