La Fiscalía investigará los planes de pensiones millonarios de los directivos de Caixa Penedès

La fiscal superior ha abierto diligencias por la "posible responsabilidad penal" del expresidente y ex director general

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha abierto una investigación para determinar "una posible responsabilidad penal" en relación con las pensiones millonarias que se asignó la cúpula de Caixa Penedès: el presidente, Ricard Pagès, y su director general, Manuel Troyano. La fiscal superior de Cataluña, Teresa Compte, ha remitido las diligencias de investigación a la Fiscalía de Barcelona, que las derivará al servicio especial encargado de indagar los delitos económicos.

El anuncio de la Fiscalía, que se ha hecho público esta mañana, llega dos días después de que se conociera la asignación de pensiones millonarias por parte de los altos directivos de la entidad financiera. El consejo de administración de Caixa Penedès -integrada dentro del Grupo BMN (Banco Mare Nostrum)- exigió ayer la dimisión de Pagès y de Troyano porque, junto a otros dos antiguos directivos -el exdirector general, Joan Caellas, de 48 años, y el exdirector de recursos humanos, Jaume Jorba- se asignaron un plan de pensiones que en conjunto superaba los 20 millones de euros.

Más información
Caixa Penedès destituye al presidente y al director por asignarse pensiones millonarias

Ricard Pagès era hasta el pasado mes de mayo director general de la entidad, pero, a raíz de la operación de integración de Caixa del Penedès en el Grupo BMN, pasó a presidir la caja catalana. Le sustituyó en el puesto de director general Joan Caellas.

Las relaciones entre la cúpula de la caja catalana y la directiva de BMN, grupo capitaneado por Caja Murcia y donde además de Caixa Penedès, están la balear Sa Nostra y Caja Granada, comenzaron a torcerse en agosto, tal y como publicó EL PAÍS. Entonces, el primer ejecutivo de BMN, Carlos Egea, que venía de Caja Murcia, estableció el nuevo organigrama y prescindió de Joan Caellas. El ejecutivo hizo valer el blindaje de su contrato que, debido a su edad, ascendería a más de tres millones de euros, según varias fuentes consultadas. Fuentes del sector comentaron que el motivo fue que no estaba en la línea del presidente del grupo.

Egea se opuso a que aplicara el blindaje establecido legalmente y le informó de que abandonaría la caja con lo que estipula la ley en cualquier despido, una indemnización de 45 días de salario por año trabajado. Este cálculo sumó alrededor de un millón de euros. Tras algún debate, Caellas aceptó las condiciones y renunció a algo más de dos millones que le hubieran correspondido según sus acuerdos en la entidad. Caellas abandonó en agosto, en una reunión extraordinaria y por sorpresa, todos los cargos tanto en la caja como en el banco. Al margen del blindaje, Caellas se quedó con su fondo de pensiones, dotado por Penedès, que es el ha desatado ahora la polémica. Tras su salida, Manuel Troyano asumió la dirección general con la remuneración de 500.000 euros anuales.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En un comunicado, el consejo rector de la entidad financiera manifestó ayer su "desaprobación" sobre el comportamiento de los antiguos responsables de Penedés y rechazó su "método de instrumentalización y falta de transparencia" y la desproporción de los "paquetes de carácter remuneratorio" de previsión social.

Ese plan de pensiones se articulaba con una póliza de seguros depositada en una entidad distinta a la de Caixa Penedès. De todos ellos, Troyano era el único que ahora estaba en nómina y percibía unos 500.000 euros por ser director general de una caja con diez empleados, ya que el resto de la plantilla fue transferido a otras entidades del grupo BMN. Aparte de ese plan que los cuatro altos cargos se habían asignado, estos cobraban también su sueldo, dietas y tenían fijadas las indemnizaciones que se hubieran tenido que abonar en caso de despido.

Los cuatro directivos se repartían esa cantidad de forma desigual. De todos ellos, Ricard Pagès era quien contaba con la mayor cantidad en concepto de pensión, puesto que era también el que mayor cargo tenía.

El organismo rector asegura que "estudiará" cómo corregir la situación que descubrió ayer y adelantó que acordará "las medidas que sean más favorables para sus intereses sociales". A Ricard Pagès lo sustituirá de forma provisional el actual vicepresidente primero de la entidad, Albert Valcells. Su presidencia durará hasta la convocatoria de la próxima asamblea general. Valsells es en la actualidad también vicepresidente de la Cámara de Comercio de Palamós. Este cargo no estará remunerado.

El de Caixa Penedès es el tercer escándalo en torno a las remuneraciones de directivos de cajas que se destapan tras los procesos de fusiones y nacionalizaciones que emprende el Banco de España y el primero que se da en Cataluña. Antes, se habían descubierto las indemnizaciones millonarias de la CAM y Nova Caixa Galicia.

Imagen de una sucursal de Caixa Penedés.
Imagen de una sucursal de Caixa Penedés.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS