Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración financiera

Olivas dimite como número dos de Bankia tras el escándalo de la caída del Banco de Valencia

El consejo de administración de la entidad ha cesado en sus funciones tras la entrada de los administradores designados por el FROB por la intervención del Banco de España

José Luis Olivas, vicepresidente de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y de su filial Bankia, ha presentado la dimisión a primera hora de la tarde de ayer de los dos cargos. Dentro de la entidad se le considera a Olivas responsable de los problema de gestión que han llevado a la intervención del Banco de Valencia, del que fue presidente. El Banco de España ha detectado un agujero de 1.000 millones de euros y una necesidad de liquidez de 2.000 millones.

Hoy, el consejo de administración del Banco de Valencia y su presidente no ejecutivo, Aurelio Izquierdo, han cesado en sus funciones tras la entrada de los administradores designados por el FROB en la intervenida entidad.

Con la llegada de los administradores (José Manuel Oliver, Fernando Viladomat y Margarita Reyes), el anterior consejero delegado y actual presidente no ejecutivo del banco ha abandonado el cargo que tenía desde el pasado 28 de octubre tras la renuncia voluntaria de Olivas como presidente de la entidad.

Este relevo forma parte del proceso que se abre tras la intervención ayer del Banco de Valencia, que pasó a manos del Estado para sanearlo y ponerlo a la venta mediante subasta.

El FROB administrará el Banco de Valencia "con el objetivo de estabiliarlo y recapitalizarlo y así hacer posible una posterior enajenación a otra entidad mediante un proceso competitivo".

Olivas fue presidente del Banco de Valencia hasta el 31 de octubre, cuando lo dejó sin conocimiento de Rodrigo Rato, presidente de la entidad. Esta situación provocó un fuerte enfrentamiento entre ambos que ha concluido con la salida del que también fuera presidente de la Generalitat valenciana durante unos meses. Olivas se mantiene como presidente de Bancaja. No percibirá indemnización

tras dimitir como vicepresidente de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y de Bankia, pero sí accederá a los derechos de pensión adquiridos, según informaron a Europa Press fuentes próximas al consejo de administración de estas entidades.

El Banco de España decidió ayer intervenir el Banco de Valencia por su delicada situación de solvencia y liquidez. Según ha informado la institución en un comunicado, el actual equipo gestor de la entidad será sustituido por personal del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Además, ha anunciado que inyectará 1.000 millones de euros para reforzar sus niveles de capital, así como ha aprobado concederle una línea de crédito de otros 2.000 millones con vistas a garantizar su liquidez.

Olivas llegó a Bankia desde Bancaja, caja que lideró junto a Caja Madrid la creación del tercer grupo financiero español, en el que también están agrupadas Caja de Canarias, Caixa Laietana y las cajas de Ávila, Segovia y Rioja. El político valenciano asumió la presidencia de Bancaja en 2004 tras renunciar a concurrir como candidato del Partido Popular a la Generalitat, lugar que ocupó el también dimisionario Francisco Camps.