Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Los mercados reciben a Rajoy con más ascensos en la prima de riesgo y caídas en las Bolsas

El diferencial entre la deuda española y la alemana supera de nuevo los 460 puntos básicos y evoluciona peor que la del resto de países bajo sospecha. -La Bolsa amplía las caídas en una jornada de fuertes recortes en toda Europa

Con la que está cayendo en Europa y la complicada situación que tiene en casa, los inversores no han dado ni un minuto de tregua al futuro Gobierno de Mariano Rajoy. Los mercados financieros han reaccionado hoy a la aplastante victoria del PP en las elecciones con más subidas en la prima de riesgo y fuertes caídas en la Bolsa española. Al cierre, el diferencial entre la rentabilidad exigida a los bonos españoles frente a los alemanes ha aumentado en 22 puntos básicos frente al viernes hasta los 463 con los títulos que vencen en 2021 cotizando por encima del 6,5%. Con este repunte, la deuda española ha sido la que peor ha evolucionado en la jornada de hoy en comparación con Italia y con el resto de países del euro bajo presión pese a la llegada de los conservadores al poder.

Las dudas sobre la AAA de Francia y el déficit en EE UU aumentan la desconfianza en los mercados

Así, el sobreprecio exigido por los inversores a los bonos a 10 años de Italia, la referencia que se usa como pista para analizar la evolución del conjunto de la deuda soberana de un país, ha subido en solo 6 puntos básicos hasta los 474. Con esta disparidad de comportamiento, la distancia entre España e Italia en términos de prima de riesgo, un indicador que está considerado como el mejor termómetro de la confianza de los inversores en las finanzas de un país, se ha reducido considerablemente a solo 10 puntos, la menor diferencia entre ambas desde que la rentabilidad de la deuda italiana superó a la española en agosto.

En cuanto a Francia, país que ha visto como su prima de riesgo subía con fuerza durante la pasada semana hasta superar por primera vez en la era euro los 200 puntos básicos, también ha sufrido hoy en los mercados. El origen del castigo sigue siendo el riesgo de que el país pierda su codiciada triple A -una especie de matrícula de honor de la solvencia-. El temor a la tijera se ha visto reavivado hoy por un informe de la agencia de medición de riesgos Moody's, que puso bajo revisión la calificación de Francia hace cinco semanas.

En el texto, la sociedad advierte de que "el persistente aumento de los costes de financiación por un largo periodo de tiempo amplificarán el reto del Gobierno francés en medio de un deterioro de sus previsiones económicas, con implicaciones negativas" para su calidad crediticia. El resultado ha sido que su prima de riesgo ha llegado a subir 22 puntos básicos, aunque al final ha moderado el ascenso a 5 puntos, hasta los 155. La prima de Belga, por su parte, se ha incrementado en 8 puntos básicos y ha acabado en 290.

En los mercados bursátiles, el español Ibex 35 ha ido aumentando los tímidos descensos de la apertura a medida que avanzaba la jornada en una sesión de fuertes pérdidas en todas las plazas de referencia del Viejo Continente. Al cierre, el selectivo de la Bolsa de Madrid ha cedido un 3,48%, mientras Fráncfort y París se han sumado a la tendencia a las ventas con recortes del 3,18% y el 3,30%. El farolillo rojo europeo, sin embargo, ha sido Milán, que ha acabado con un descenso del 4,74% por los malos augurios sobre su sector financiero. Mientras tanto, Londres ha recortado un 2,46%. Según destaca Reuters, los indicadores que agrupan a las principales empresas europeas están en su nivel más bajo en seis semanas. En las divisas, el euro, que ha estado cediendo posiciones frente al dólar, al final ha logrado cerrar en los mismos niveles que el viernes y fijaba su cambio en 1,35 unidades del billete verde.

El nuevo varapalo en los mercados de renta variable ha estado motivado por el repunte de las primas de riesgo, que se han convertido en el factor determinante para decantar a los inversores por las compras o las ventas en la actual fase de crisis del euro. Junto a la desconfianza que venía de la renta fija también han lastrado la sesión los problemas entre republicanos y demócratas para lograr un acuerdo sobre el recorte del déficit en EE UU.

La importancia de la mayoría absoluta

En cuanto al caso concreto de la Bolsa española, un analista que pidió la confidencialidad ha comentado a Reuters que hay "algo de soporte después de que la mayoría absoluta del PP haga pensar que el nuevo Gobierno lo tendrá más fácil para sacar adelante las medidas que deba adoptar", pero no está claro que este vaya a aguantar si se mantiene la tendencia a la baja. "La nueva Administración no tendrá una luna de miel muy larga", ha ironizado Geoffrey Yu, de UBS, a Bloomberg.

Tras la convulsa jornada del viernes, cuando el Gobierno ahora ya en funciones obligó a las agencias de información económica a rectificar sus datos sobre el diferencial frente a la deuda alemana, lo que evita un incremento de unos 30 puntos en la prima, los inversores han seguido hoy vendiendo los bonos y activos españoles. La última gran firma en anunciar que se había desecho de sus títulos del Tesoro ha sido esta pasada noche la japonesa Kokusai, que también ha sacado al mercado sus bonos soberanos belgas. El máximo que marcó la prima la semana pasada, teniendo en cuenta la modificación, está en los 499 puntos del jueves. La persistencia del correctivo pone de evidencia que los inversores no van a dar ni un minuto de tregua al nuevo Gobierno y que el hecho de que el PP haya conseguido mayoría absoluta tampoco tranquiliza a los mercados.

La expectación entre los inversores y operadores de los mercados sobre España es máxima, ya que la tarea que el espera a Rajoy es descomunal. Con cinco millones de parados, una economía amenazada por la recesión y unos objetivos de déficit para 2011 difícilmente alcanzables, los expertos y analistas advierten de que no hay tiempo que perder para ponerse manos a la obra. Para ello, no obstante, la ley española establece unos plazos y trámites que se deben cumplir, algo que contrasta con las fulgurantes transiciones vividas en las últimas semanas en dos de los países incluido junto a España en el furgón de cola de la crisis: la rescatada Grecia y la vapuleada Italia.

En manos de Europa

"Aún con todo, la mejora o deterioro adicional [de los mercados] sigue mucho más en manos de Europa y de las decisiones que tomen sus políticos que en las decisiones que se tomen a nivel nacional (el mercado ya asume que se van a realizar los ajustes/reformas necesarios)", asegura el comentario matutino de Renta 4.

"El mercado quiere empezar a oir propuestas concretas de Rajoy porque no nos podemos permitir el lujo de esperar mucho más tal como está la situación en Europa. Los inversores quieren conocer quiénes van a ocupar las carteras clave de Economía, Exteriores, Trabajo y Educación y que anuncie sus líneas maestras", ha agregado Alberto Zumárraga, director general de Mercagentes.

"La tarea inmediata para el nuevo Gobierno de España -al que Bloomberg califica como pro-negocios (pro business)- será preparar esas reformas y asegurar la financiación en las semanas que transcurran hasta que puedan ser aprobadas", afirma, por su parte, el informe que diariamente elabora M&G Valores para sus clientes. "En este sentido la intervención del BCE puede ser suficiente para mantener la rentabilidad de los bonos en sus niveles actuales en espera del paquete de reformas", añade esta sociedad.

Sobre este punto, el Banco Central Europea, convertido -supuestamente- en el último y único bastión para hacer frente a avalancha de ventas de los inversores sobre los títulos de España e Italia, ha confirmado las compras de bonos de ambos países que realizó entre el miércoles 9 y el miércoles 14 de noviembre. En total, ha adquirido títulos de los Estados bajo presión -ya que no publica qué tipo de bonos compra- por 7.986 millones de euros un 78% más.