Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia intenta desbloquear 8.000 millones de ayudas

El nuevo primer ministro griego defiende ante Barroso que cuenta con el apoyo de todos los partidos para aplicar los ajustes.- Van Rompuy apunta que el desbloqueo del sexto tramo puede tratarse en la próxima reunión del Eurogrupo

El nuevo primer ministro griego, Lukas Papademos, ha defendido ante Bruselas que se desbloqueen los 8.000 millones -correspondientes al sexto tramo del primer rescate- que necesita imperiosamente para evitar la bancarrota. Papademos ha asegurado que cuenta con el apoyo de todos los grupos políticos de su país para emprender los ajustes que le exigen para desbloquear esta ayuda urgente, pese a que el compromiso por escrito que reclaman los grupos de la oposición no ha llegado hasta Bruselas.

En una rueda de prensa conjunta con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, Papademos ha admitido que el compromiso escrito "es necesario para eliminar incertidumbres y ambigüedades en cuanto a las acciones que deberán tomar en el futuro los partidos que estén en el poder".

"No hay duda de que el nuevo Gobierno dará estos compromisos por escrito. Pero subrayo también la importancia de que los líderes de los partidos que apoyan al Gobierno han expresado su compromiso para cumplir los objetivos de este Gobierno", ha declarado el nuevo primer ministro giego. Papademos se ha reunido con los líderes europeos un segundo rescate para Grecia por valor de 130.000 millones de euros, que incluye la condonación del 50% de la deuda helena en manos de la banca.

Por su parte, Durao Barroso se ha declarado "muy confiado" en que Atenas vaya a cumplir con los ajustes a los que se ha comprometido para superar la crisis y ha advertido que es necesario "unidad" y poner en marcha las medidas lo antes posible, al tiempo que ha destacado que es un esfuerzo a largo plazo. "Esto no es un sprint, es un maratón" y hay que seguir avanzando en los esfuerzos para recuperar la confianza en los mercados", ha señalado.

Papademos también se ha reunido con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy,que ha afirmado que el Eurogrupo debería decidir en su próxima reunión del 29 de noviembre sobre el desembolso del sexto tramo de ayuda a Grecia, que asciende a 8.000 millones de euros.

En un breve comunicado, Van Rompuy afirmó que éste le ha reiterado "la plena determinación de su Gobierno, apoyado por todos los partidos políticos, a aplicar el programa acordado con la troika" integrada por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo para recibir, a cambio de medidas de ajustes y reformas estructurales, la ayuda económica prometida.

Una ayuda imprescindible para que Grecia no se vea abocada a la bancarrota, y que ya estuvo bloqueada después de la amenaza del anterior primer ministro de someter a referéndum los ajustes económicos requeridos por la eurozona. Un giro de Papandreu que no gustó al eje franco-alemán. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, llegaron a amenazar por primera vez a Grecia con la salida del euro. Ahora también quieren que Atenas emprenda las reformas comprometidas antes de que se pague la ayuda, unos nuevos requisitos que se han impuesto debido a la "ruptura de confianza" que supuso la fallida consulta.

Unas reuniones que se celebrarán con el telón de fondo de las contínuas manifestaciones en las calles de Atenas y cuando aún el nuevo Gabinete no ha aprobado los presupuestos para el año que entra, que previsiblemente se someterán a votación el próximo 7 de diciembre. Unos presupuestos que si consiguen el respaldo de la mayoría, algo que no duda el ministro de Economía del país, supondrá que Grecia no aprobará más medidas de austeridad en 2012, según afirmó Evangelos Venizelos al presentarlos en el Parlamento.