Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La banca acepta participar en la quita de la deuda griega

La patronal internacional del sector muestra su disposición a asumir la condonación, pero rechaza establecer un porcentaje. -La UE pactó que fuera del 50%

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) ha manifestado hoy su disposición a participar en la condonación de la deuda de Grecia, pero no prevé una solución rápida. El director del IIF, Charles Dallara, ha dicho en Fráncfort que se va a crear un comité para sondear las posibilidades que existen. Dallara ha asegurado que no se va a llevar a cabo una nueva ronda de negociaciones sobre la cuantía de la condonación, que según acordó la UE debe llegar como mínimo al 50%. El anuncio, en cualquier caso, es un avance con vistas a superar la crisis ya que era una condición indispensable para seguir adelante con el plan de rescate con el objetivo de devolver la sostenibilidad fiscal en sus cuentas.

En el comité están representados entre el 70 y el 80 % de los deudores, entre ellos los bancos griegos. Tras una reunión en la sede central del banco alemán Deutsche Bank por invitación del IIF, Dallara añadió que "todas las partes deben hacer concesiones para solucionar el problema griego" y calificó la situación en Grecia de "única".

No obstante, Dallara ha considerado que la condonación de la deuda no es una pócima mágica con la que se pueden curar los problemas de Grecia de un golpe. Así, ha añadido que los acuerdos a los que se llegó en octubre en Bruselas están examinados a fondo y que se confía en que el nuevo Gobierno griego, liderado por Lukas Papademos, se esforzará en reducir el endeudamiento.

Dallara no ha presentado planes más detallados de cómo se va a producir la condonación de la deuda y se ha mostrado confiado en poder encontrar una base común con los griegos las próximas semanas. Los acreedores privados de Grecia deben aceptar una condonación del 50% de la deuda griega, lo que supone unos 100.000 millones de euros, como parte del segundo plan de rescate para el país.

El Estado griego tiene un endeudamiento de 340.000 millones de euros, de ellos 50.000 millones de euros en manos de bancos griegos y otros 45.000 millones de euros en bancos europeos. Otros inversores como aseguradoras, fondos de pensiones y fondos de inversión libre (hedge funds) tienen una exposición a la deuda de Grecia de unos 100.000 millones de euros.

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, dijo en un comunicado que "nuestro objetivo es concertar un acuerdo que implique el máximo número posible de acreedores. Queremos conocer lo que piensan el IIF y las otras organizaciones de acreedores privados para que el cambio de bonos dé los mejores resultados posibles".