Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La matriz de Bankia baraja dejar al Banco de Valencia en manos del FROB

Las acciones de la entidad vuelven a cotizar con un descenso del 8%. -Ampliará capital en 60 millones, aunque admite que no es suficiente

Banco de Valencia, entidad participada en un 30% por Banco Financiero y de Ahorro (BFA), la matriz de Bankia, ha admitido en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que está siendo inspeccionado por el Banco de España, aunque ha advertido de que aún no puede precisar "las necesidades de capitalización y/o saneamiento" que precisa para superar superar su delicada situación financiera y la asfixia derivada de su exposición al riesgo inmobiliario.

En la nota, la entidad también afirma que estudia ampliar capital por hasta 60 millones de euros, aunque a renglón seguido admite que esta cantidad "pudiera no cubrir las necesidades", lo que le llevaría a tener que adoptar acuerdos adicionales para cubrir dichos "desfases".

La entidad, cuyas acciones cerraron el viernes a 0,87 euros tras ceder un 1,87%, ha estado suspendida durante toda la mañana de cotización en Bolsa. En su regreso al parqué por la tarde, se han dejado un 4,6% aunque, al cierre de la sesión, han ampliado su descenso hasta el 8%, con lo que mañana abrirán en 0,80 euros.

Desde el Ejecutivo valenciano, el consejero de Economía, Industria y Comercio, Enrique Verdeguer, ha manifestado esta mañana que "se contemplan diversas salidas" para "tratar de dar estabilidad" al Banco de Valencia "por el bien de los depositantes, inversores e impositores".

Además, ha asegurado en los pasillo de las Cortes Valencianas que está "en permanente contacto tanto con Bankia como con el Banco de España para tratar de dar una solución lo más apropiada posible" y que "la situación se tranquilice, se calme y se vean las posibilidades ya sea vía FROB (Fondo de Reestructuración Ordenación Bancaria) o mediante la incorporación de alguna otra entidad privada".

El anterior presidente de Banco de Valencia, José Luis Olivas, dejó el cargo casualmente hace quince días antes de que se desbordasen los problemas que han llevado al supervisor a exigir un plan de recapitalización a la entidad. Su puesto fue ocupado por Aurelio Izquierdo, que hasta entonces era director general de Bankia pero no tenía hueco en el nuevo organigrama ejecutivo del banco resultante de la fusión entre Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas. Banco Financiero y de Ahorro llevaba meses intentando vender su filial valenciana.

BFA, dada su condición de accionista de referencia con un 30% del Banco de Valencia, será el primer responsable de aportar el capital que necesita la entidad. Para ello, o bien puede usar sus recursos propios u optar por vender alguna de sus participaciones industriales. Una tercera opción que también se plantea, ya que según fuentes conocedoras del proceso "están abiertas todas las posibilidades", sería renunciar a aportar el capital y dejar que el FROB tome el control de Banco de Valencia. Fuentes de BFA citadas por Efe aseguran que la inversión en la entidad valenciana "es puramente financiera, sin funciones ejecutivas".

A 30 de junio, Banco de Valencia tenía una morosidad del 7% y una cobertura de créditos dudosos del 74%. Tiene una exposición al ladrillo de 3.187 millones.

BFA participa en el Banco de Valencia a través de Bancaja Inversiones SA (BISA), de la que tiene el 70%. Esta sociedad cuenta a su vez con el 39% del Banco de Valencia, por lo que la participación contable de BFA se diluye al 27,5%.