Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos portugueses convocan una huelga general para el 24 de noviembre

Protestarán por la supresión de las pagas extra de funcionarios y pensionistas y las medidas de austeridad impuestas por Passos Coelho

Los dos principales sindicatos portugueses (CGPT y UGT) han acordado hoy la fecha del 24 de noviembre para convocar una huelga general en el país a fin de protestar por las excepcionales medidas de austeridad y los recortes que el Gobierno portugués del conservador Pedro Passos Coelho tiene previsto llevar a cabo en el presupuesto del año que viene. La fecha elegida es simbólica: el año pasado, los mismos sindicatos convocaron, también el 24 de noviembre, otra huelga general, contra un Gobierno diferente (el del socialista José Socrates), por una razón parecida: la reducción de salarios de los funcionarios y los recortes en las cuentas públicas de cara al presupuesto de 2011. Ahora, los sindicatos tratarán de sacar a los trabajadores a la calle para protestar por, entre otras cosas, la supresión de las pagas extras de verano y de Navidad de todos los funcionarios y pensionistas que ingresen más de 1.000 euros al año.

Manuel Carvalho da Silva, secretario general de CGTP, ha subrayado hoy la necesidad de que los trabajadores portugueses "luchen por sus derechos, por sus salarios y por los valores fundamentales de la democracia".

El año pasado el paro fue muy seguido. Los sindicatos lo elevaron al 80% de la población. El Gobierno lo rebajó al 20%, pero lo cierto es que las dos principales centrales sindicales -que se unían por primera vez en dos décadas- lograron movilizar a los asalariados portugueses. Las durísimas medidas de austeridad impuestas por el Gobierno de Passos Coelho -y el seguimiento masivo de la protesta de los indignados del pasado sábado- parecen augurar una huelga general también exitosa en un país con una delicadísima situación económica, tutelado por la troika (BCE, FMI y UE) que acordó el préstamo de 78.000 millones de euros en mayo.

El mismo presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, del PSD (partido al que también pertenece Passos Coelho), ha criticado las medidas de ajuste que el Gobierno. Para Cavaco Silva, la supresión de las pagas extras constituye "una violación de un principio de equidad fiscal". Y añadió: "Podemos estar en el límite de los sacrificios. En el caso de los pensionistas, podemos haber sobrepasado ya ese límite".