Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez reclama moderación salarial para los directivos de todas las empresas

El ministro de Trabajo acusa veladamente a la CEOE de querer imponer unilateralmente las condiciones de trabajo con sus propuestas de reformas. -Afirma que las posibilidades de llegar a los cinco millones de parados "son muy reducidas"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha afirmado hoy que el tercer trimestre del año todavía será de crecimiento del empleo y de la ocupación y que las posibilidades de llegar a cinco millones de parados son "muy reducidas", aunque la posibilidad "siempre existe". Además, también ha abogado por aplicar la moderación salarial en todas las empresas y no solo en la banca, donde se han producido los últimos escándalos de retribuciones desproporcionadas.

En este sentido, el ministro de Trabajo ha pedido a la CEOE "sensatez, cordura, prudencia y mesura" para que no trate de establecer relaciones laborales "unilaterales" en las que se impongan las reglas del juego a los trabajadores a través de mayor discrecionalidad del empresario, contratos únicos y el descuelgue de los convenios colectivos superiores al de empresa, como baraja la patronal en su documento de propuestas de cara al 20-N, que aprobará en la Junta Directiva de mañana.

Así, durante su intervención en el Foro Cinco Días, en Madrid, Gómez ha acusado veladamente a los empresarios de pretender "aprovechar la ocasión para producir reformas que están fuera del marco laboral y que destruirán el sistema de relaciones laborales", con propuestas que "no están justificadas". "Es rechazable dotar al empresario de capacidad unilateral", añadió para apostillar que "no hay país que tenga éxito que margine el papel de los trabajadores en la empresa".

En cuanto a los salarios, Gómez ha advertido de que incentivar que los directivos asuman más riesgos con mejores salarios "no es una buena forma de estimular la productividad". Por este motivo ha defendido una política salarial " coordinada". "No puede ser propia de la jungla", ha añadido antes de reconocer que algunos salarios, como las multimillonarias indemnizaciones abonadas a la antigua cúpula de Novacaixagalicia "son difíciles de aceptar en plena crisis".

Además, aunque ha recordado que "una parte de la crisis tiene que ver con el sistema de retribución de las instituciones financieras", ha abogado por extender unas prácticas salariales moderadas al conjunto del tejido empresarial.

Sobre la evolución del mercado laboral, Gómez ha señalado que el ajuste en el empleo continúa, pero que en el tercer trimestre su comportamiento será "razonablemente bueno y con buena temperatura turística" en un contexto en que el aumento de la población activa no es muy importante. No obstante, el ministro también ha admitido que empiezan a notarse, desde mayo, el ajuste del empleo público en sectores como la sanidad o la educación que han venido de la mano de los recortes de gasto de las Administraciones.

Ha precisado que esta situación se da "básicamente" aunque no "exclusivamente" en el ámbito local y autonómico, que se ha unido al ajuste en la construcción y ahora ya en la obra civil. En este sentido, ha subrayado que la obra civil había pasado por la crisis "sin apenas notarla" y había mantenido 190.000 empleos durante tres años, pero ahora "se está alterando". No obstante, Gómez ha insistido en que mientras no termine el ajuste económico no se podrá recuperar el crecimiento del empleo. Según la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre, en España hay 4,83 millones de desempleados.